Quiero saber todo

Hechos de juan

Pin
Send
Share
Send


John levanta a Dusiana de la muerte, por Fra Filippino Lippi.

los Hechos de juan es una colección del siglo segundo de narraciones y tradiciones basadas en el cristianismo, que relatan los viajes y las obras milagrosas de Juan el Apóstol, uno de los tres discípulos más cercanos de Jesús. Junto con los Hechos de Pablo, es considerado uno de los Hechos Apostólicos más significativos en los apócrifos del Nuevo Testamento.

los Hechos de juan describe sus viajes a Éfeso, llenos de eventos dramáticos, episodios románticos, milagros como el colapso del Templo de Artemisa y discursos melodramáticos bien enmarcados. Puede haberse originado como un cuento de maravillas cristianizado, diseñado para una audiencia helénica. Los críticos literarios consideran que pertenece al género romance ambientado en un contexto cristiano. Dos de sus cuentos involucran a parejas que se separan trágicamente de la muerte después de que John revive uno o ambos canalizando el poder de Dios. Sin embargo, estos "romances" son notables porque minimizan el aspecto sexual del matrimonio. En una versión, la pareja está comprometida con el celibato.

El trabajo fue rechazado como herético debido a una sección que contiene enseñanzas de naturaleza gnóstica o doética, en la que se describe a Jesús como no teniendo un cuerpo humano normal y como no sufriendo realmente cuando estaba en la Cruz. Varias de las leyendas contenidas en el Hechos de Juan Sin embargo, sobrevivió en la tradición cristiana y las obras de arte.

Introducción

Debido a sus descripciones vívidas ya veces tentadoras de los milagros cristianos, el Hechos de juan aparentemente estuvo en circulación hasta que fue condenado por el Segundo Concilio de Nicea en 787 E.C. Poco se sabe sobre el autor o autores reales de este trabajo, pero San Photius, el patriarca de Constantinopla del siglo IX, lo identificó como Leucius Charinus. Anteriormente, Epifanio (Haer. 51.427) dijo que Leucio era discípulo de Juan el Apóstol, pero otros Padres de la Iglesia se refieren al trabajo como herético debido a su enseñanza docetista, negando la humanidad de Cristo. Gregorio de Tours, por otro lado, encontró el trabajo lo suficientemente valioso como para hacer una versión resumida del mismo, omitiendo sus elaboraciones "aburridas". Fausto de Mileve, un obispo maniqueo de finales del siglo IV, sostuvo que fue excluido indebidamente del Nuevo Testamento. Photios atribuye no solo el Hechos de juan a Lecius, pero varios otros actos apócrifos, a los que se refiere como Circuitos de los apóstoles, incluyendo los actos de Peter, Andrew, Thomas y Paul.

Un gran fragmento de la Hechos de juan sobrevive en manuscritos griegos de fechas muy variadas. Dos segmentos particulares del trabajo plantearon un problema importante para los lectores cristianos ortodoxos debido a sus imágenes doceticas y sus enseñanzas gnósticas abiertas (capítulos 94-102 y 109). Esto resultó en la condena del trabajo como herético, pero hoy en día muchos estudiosos creen que estas secciones son interpolaciones, en un trabajo de otro modo ortodoxo, aunque claramente fantasioso. También encontrado en el Hechos de juan es un himno que describe una danza en círculo realizada por Jesús y los discípulos, que contiene fórmulas que pueden haber sido pensadas para permitir al creyente gnóstico evadir demonios que podrían impedir el viaje al cielo.

Concepción artística del Templo de Artemisa en Éfeso.

A pesar de ser considerado herético en la tradición de la iglesia, el Hechos de juan se ha encontrado en muchas bibliotecas monásticas. Una serie de versiones, especialmente aquellas en latín, parecen haber sido editadas para eliminar cualquier contenido no ortodoxo.

Varias de las historias en este trabajo enfatizan el tema de la pureza sexual. Uno implica un "matrimonio espiritual" en el que el esposo y la esposa viven como hermano y hermana, un estado aparentemente aprobado, mientras que otro involucra a un joven que va demasiado lejos y se castiga con remordimiento después de arrepentirse de los pecados de adulterio y asesinato.

El texto comienza con John viajando hacia Éfeso. Su comienzo real se ha perdido. Algunos creen que puede haber descrito el destierro temporal de John a la isla de Patmos. Una versión posterior de la Hechos de juan explica que fue exiliado a Patmos por el emperador Domiciano después de un episodio similar al que se describe a continuación con el sacerdote pagano Aristodemo. Otro habla de él experimentando un naufragio cuando dejó Patmos, aterrizó en Mileto y luego se dirigió a Éfeso.

Varios de los episodios contenidos en los Hechos de Juan fueron adoptados como cristianos ortodoxos. Por ejemplo, la historia de la resurrección de Drusiana se representa en las obras de artistas cristianos conocidos, mientras que la leyenda de la suposición de la muerte de Juan el Apóstol se incorporó al culto de San Juan en Éfeso. Mientras tanto, el milagro de la destrucción del Templo de Artemisa en Éfeso sería recreado de manera no tan milagrosa por San Juan Crisóstomo y sus seguidores, quienes destruyeron el antiguo templo c. 401 E.C.

Resumen

Lycomedes y Cleopatra

Juan el apóstol

El texto sobreviviente se abre con John, después de haber recibido una visión, en su camino a la ciudad de Éfeso en Asia Menor (Turquía de hoy). Cuando se acerca a la ciudad, el rico pretor (magistrado) de Éfeso, Lycomedes, cae a los pies del apóstol y le suplica que ayude a su esposa Cleopatra, que está incurablemente enferma. John inmediatamente va con Lycomedes a su casa, donde encuentran a Cleopatra claramente muriendo. Lycomedes expresa su dolor en tonos conmovedores:

Mira, Señor, el marchitamiento de la belleza, mira la juventud, mira la famosa flor de mi pobre esposa, en la que todo Éfeso solía maravillarse ... El sol en su curso ya no me verá conversando contigo. Iré delante de ti, Cleopatra, y me libraré de la vida.

John lo aleja, recordándole que el suicidio es un pecado, y predice "recibirás a tu consorte nuevamente". Lycomedes, sin embargo, cae al suelo desesperado y muere. John mismo ahora se desespera por su propia vida, ya que es probable que los efesios lo consideren responsable de la muerte de Lycomedes. Le suplica a Dios que resucite a Lycomedes y Cleopatra de la muerte.

La multitud de la gente de Éfeso, mientras tanto, escucha que Lycomedes está muerto y corre a su casa. Juan le reza a Cristo: "¡Oh, médico que escuchas libremente! Mantén a los míos entrando aquí, a salvo de la burla". Luego se vuelve hacia Cleopatra y le dice: "Levántate en el nombre de Jesucristo". Cleopatra inmediatamente declara: "¡Me levanto, maestro! Salva a tu sierva". Los efesios están debidamente impresionados por este milagro.

Cleopatra luego va con John a su habitación y descubre el cadáver de Lycomedes. Ella se lamenta profundamente, pero John le da instrucciones sobre cómo resucitar a su esposo. Lycomedes revive de inmediato. Profundamente agradecidos, la pareja ofrece hospitalidad a John y sus compañeros, que aceptan. Lycomedes encarga a un notable pintor que cree el retrato de John, estimule un discurso que concluye con la objeción de que el pintor, al retratar el cuerpo físico, ha "dibujado una semejanza de muerto".

El hogar de Lycomedes y Cleopatra se convierte en un hospicio de viejas viudas, y cuando Andromeus, el ciudadano líder de los efesios, desafía los milagros de John como producto del engaño, John sana milagrosamente a varias de las ancianas moribundas. También ofrece un sermón, instando a Andróreo y a la multitud a discípulos morales y al ascetismo.

Juan en el templo de Artemisa

La diosa Artemus de Efeso.

Luego, John lleva a sus seguidores al Templo de Artemisa en Éfeso, una de las Siete Maravillas del Mundo. Como era un día de festival, todos los asistentes estaban vestidos de blanco, mientras que John solo usa negro. Ofendidos por la impiedad de John, los asistentes están listos para matarlo. John sube valientemente a un pedestal y se enfrenta a la multitud sedienta de sangre, apelando a los milagros que ha realizado como evidencia del favor de Dios. "Todos ustedes dicen que tienen una diosa, incluso Artemisa", declara John. "Reza entonces a ella para que yo solo pueda morir; pero si no puedes hacer esto, solo invocaré a mi propio dios, y por tu incredulidad, haré que cada uno de ustedes muera".

La gente asustada admite que el poder de Juan es mayor, y luego reza: "Oh Dios, que eres Dios por encima de todos los que se llaman dioses ... muestra tu misericordia en este lugar, porque ellos han hecho errar". Inmediatamente el altar de Artemisa se rompe y sus vasos sagrados se caen, junto con las imágenes de otras siete deidades. "La mitad del templo" se derrumba, y el sacerdote de Artemisa muere como resultado. Una gran cantidad de los efesios se convierten inmediatamente a la adoración del "Dios único" de Juan.

Aunque Juan tenía la intención de continuar hacia Esmirna, él permanece en Éfeso para enseñar a los nuevos conversos y criarlos en la fe cristiana. En el proceso, resucita de entre los muertos al sacerdote de Artemisa, que se convierte en uno de los discípulos de Juan.

Luego, John lleva a un joven asesino y adúltero al arrepentimiento y la sobriedad, resucitando de entre los muertos al padre del joven, a quien ha matado. Cuando el joven se castra en remordimiento, John lo corrige, enseñándole que "no son los instrumentos los que son perjudiciales, sino los resortes invisibles por los cuales se agita cada emoción vergonzosa". El joven está debidamente arrepentido y se convierte en discípulo de Juan.

El milagro de las chinches

En una historia particularmente divertida, John y sus compañeros se quedan en una posada, donde la cama de John está infestada de chinches. Incapaz de descansar, John ordena: "Te digo, oh bichos, compórtate, uno y todos, y deja tu morada por esta noche y permanece en silencio en un lugar, y mantén tu distancia de los siervos de Dios". Los discípulos de John se divierten con este estallido aparentemente ridículo, pero por la mañana, descubren una gran cantidad de insectos fuera de la puerta de la habitación de John, donde John ha disfrutado de una noche muy tranquila. Por orden del apóstol, los insectos regresan a su morada para molestar al próximo huésped.

Andronicus y Drusiana

La versión de Giotto de la resurrección de Drusiana

La historia de la noble pareja Andronicus y Drusiana es la más conocida de las historias de los Hechos de Juan. Una historia dramática y espeluznante, demuestra la tendencia de algunas publicaciones cristianas primitivas de ver el sexo, incluso dentro del matrimonio, como un acto detestable. Aquí, cierto hombre caracterizado como "un mensajero de Satanás", más tarde llamado Callimachus, se enamora de la bella Drusiana, la esposa de Andrónico. La noble pareja cristiana se dedicó al celibato, después de que la casta Drusiana le dijera a Andrónico que "preferiría morir antes que cometer esa asquerosa". Ahora, sintiendo una terrible culpa por haber inspirado a Callimachus en pensamientos adúlteros, la misma Drusiana muere de remordimiento. Sin embargo, esto no amortiguó la lujuria de Callimachus que la desea aún más, y soborna sorprendentemente al mayordomo de Andronicus para que abra la tumba de Drusiana para tener sexo con su cadáver. Él y el malvado mayordomo proceden a quitar las tumbas del cadáver de Drusiana. Está casi desnuda cuando aparece una serpiente de repente, matando al mayordomo y entrelazándose alrededor del cuerpo caído del posible amante de Drusiana.

Al día siguiente al amanecer, John y Andronicus aparecen en escena. Juan ordena a la serpiente venenosa que se vaya y luego levanta a Calímaco, quien confiesa su malvado intento y se arrepiente de su pecado. Johns procede a criar también a Drusiana, quien, aunque avergonzada de encontrarse vestida solo en su turno, se alegra al saber que Callimachus ya no la desea. Después de restaurarse a sí misma con un atuendo más modesto, le pide a John que también restaure al mayordomo. John faculta a Drusiana para revivir al mayordomo, lo que ella hace rápidamente. El mayordomo, sin embargo, no está agradecido, protestando que hubiera preferido permanecer muerto, e inmediatamente huye. Después de celebrar la Eucaristía en el sepulcro de Drusiana, el grupo descubre que el desafortunado mayordomo muere por segunda vez por una mordedura de serpiente. Juan pronuncia su destino: "Tienes a tu hijo, oh diablo".

Docetic enseñanza

Juan y Jesús: "Él me llevaba sobre su propio pecho; y a veces se sentía que su pecho era liso y tierno, y a veces duro como las piedras".

En este punto, el texto contiene un interludio en el que se discuten varios temas con respecto a la naturaleza de Jesús y su sufrimiento. Juan explica que Jesús apareció durante su vida terrenal en varias formas: a veces como un niño, a veces como a sí mismo y a veces como un anciano. John testifica que cuando solía descansar la cabeza sobre el pecho de Jesús, a veces era suave y liso, y otras veces duro como la piedra. Además, Jesús no dejó huellas cuando caminaba por la orilla arenosa cerca del mar de Galilea. John informa haber visto a Jesús desnudo en ocasiones, y que "la tierra estaba iluminada por sus pies y su cabeza tocó el cielo". John también dice que "a veces, cuando lo agarraba, me encontraba con un cuerpo material y sólido, y otras veces, nuevamente, cuando lo sentía, la sustancia era inmaterial y como si no existiera en absoluto".

Antes de morir, Jesús realiza una danza circular con sus discípulos y canta un himno aparentemente gnóstico de protección espiritual:

... Un Ogdoad canta alabanzas con nosotros. Amén.
El número Doce baila en lo alto. Amén.
El Todo en lo alto tiene parte en nuestro baile. Amén.
Quien no baila, no sabe lo que sucede. Amén.
Huiría y me quedaría. Amén.
Me adornaría y me adornaría. Amén.
Me uniría y me uniría. Amén.
Una casa que no tengo, y tengo casas. Amén.
Un lugar que no tengo, y tengo lugares. Amén.
Un templo que no tengo, y tengo templos. Amén.
Soy una lámpara para ti que me asombra. Amén.
Soy un espejo para ti que me percibes. Amén.
Soy una puerta para ti que me llama. Amén.
Un camino soy para ti un viajero.

Jesús luego describe la crucifixión a Juan de una manera que sugiere un evento trascendente en el cual su sufrimiento es una especie de ilusión: "Nada de las cosas que dirán de mí he sufrido", dice Jesús. "Oíste que sufrí, pero no sufrí; que no sufrí, pero sufrí; que fui atravesado, pero no fui herido; ahorcado, y no fui ahorcado; esa sangre fluyó de mí y no fluyó ... "

Luego, John relata que "cuando bajé, me reí de todos para despreciarlos, ya que él me había dicho lo que habían dicho sobre él; reteniendo esto en mí mismo, que el Señor ideó todas las cosas simbólicamente y por un dispensación hacia los hombres, para su conversión y salvación ".

Triunfo final

El texto continúa con Juan predicando varias homilías sobre la necesidad de la santidad y buscando primero el reino de Dios antes que cualquier tesoro terrenal.

También se relata un episodio en el que John resucita de entre los muertos a un joven llamado Stacteus, convierte a 12,000 efesios a la fe cristiana y se enfrenta al arzodemo pagano Aristodemus. "Dime, Aristodemus, ¿qué puedo hacer para quitar la ira de tu alma?" pregunta John Aristodemus le pide a John que tome veneno. Para asegurarse de que no hay truco, Aristodemus primero da el veneno a dos criminales condenados, que mueren rápidamente. John bebe el veneno y no sufre ningún daño, lo que hace que muchos crean. Sin embargo, Aristodemus se niega a tener fe en el Dios de John hasta que John resucite de entre los muertos a los que murieron por el veneno antes que él. John finalmente lo hace, y Aristodemus finalmente admite la grandeza de John, trayendo incluso al procónsul romano a John para que sea bautizado junto con él.

Muerte

Giotto's Asunción de san juanLa tumba tradicional de Juan el Apóstol en Éfeso

Los diversos manuscritos de la Hechos de juan difieren en muchos puntos, incluidos sus finales, algunos de los cuales informan su muerte de la siguiente manera:

Habiéndose sellado en cada parte ... y se acostó en la trinchera donde había esparcido sus vestiduras, y habiéndonos dicho: "La paz sea con ustedes, hermanos", abandonó su espíritu de alegría.

Algunas fuentes agregan: "Nosotros, los que estábamos allí, nos regocijamos, algunos de nosotros y algunos lloramos ... Y de inmediato se vio el maná saliendo de la tumba de todos, que maná ese lugar produce incluso hasta el día de hoy".

Otra tradición relata:

"Trajimos un lienzo y lo extendimos sobre él, y fuimos a la ciudad. Y al día siguiente salimos y no encontramos su cuerpo, porque fue traducido por el poder de nuestro Señor Jesucristo, a quien sea la gloria. "

Y finalmente: "Al día siguiente cavamos en el lugar, y a él no lo encontramos, sino solo sus sandalias, y la tierra surgió como un pozo".

Ver también

  • Juan el apóstol
  • Actos de Pablo y Thecla

Referencias

  • Bremmer, Jan N. Los actos apócrifos de Juan. Estudios sobre los Actos Apócrifos de los Apóstoles, 1. Kampen, Países Bajos: Kok Pharos, 1995. ISBN 9789039001417.
  • Mead, G. R. S. El gnosticismo de los actos de Juan. Kila, Mont .: Kessinger Pub, 2006. ISBN 9780766196841.
  • Schneider, Paul G. El misterio de los actos de Juan: una interpretación del himno y la danza a la luz de la teología de los actos. San Francisco: Mellen Research University Press, 1991. ISBN 9780773499508.

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 3 de noviembre de 2019.

  • Escritos cristianos primitivos: Hechos de juan Texto electrónico que consta de 115 capítulos breves, traducidos por M.R. James, y material introductorio (1924).
  • Glenn Davis, "El desarrollo del Canon del Nuevo Testamento": Hechos de juan
  • Escrituras y fragmentos gnósticos: Hechos de juan
  • Padres de la Iglesia: Hechos de Juan: traducción abreviada de la versión latina

Pin
Send
Share
Send