Quiero saber todo

Jonás, libro de

Pin
Send
Share
Send


En la Biblia hebrea, el Libro de Jonás es el quinto de una serie de libros conocidos como los profetas menores de la Biblia hebrea. A diferencia de otros libros proféticos, el Libro de Jonás no es principalmente un registro de las palabras de un profeta. De hecho, Jonás hace solo una breve profecía en todo el libro. En cambio, el libro cuenta la historia del profeta reacio que resiste el llamado de Dios, pero finalmente trae un mensaje de fatalidad a la gran ciudad enemiga de Nínive, y termina haciendo pucheros en el desierto porque Dios muestra misericordia cuando la ciudad se arrepiente.

La historia se basa en una oscura figura histórica que probablemente vivió durante el reinado de Jeroboam II (786-746 a.E.C.). En el Antiguo Testamento, Jonás, hijo de Amittai, solo se menciona en otra parte en 2 Reyes 14:25. Debido a su mensaje universalista de la compasión de Dios por los enemigos de Israel, la visión general de la erudición moderna es que el Libro de Jonás fue escrito en el período posterior al exilio (después de 530 a.E.C.).

Es una de las historias bíblicas más conocidas debido a la dramática historia de que Jonás fue tragado por una "ballena" cuando trató de evitar su llamado profético. Su mensaje de la compasión de Dios por el pueblo de Nínive anticipa las enseñanzas de Jesús de "amar a los enemigos" y muestra que incluso un profeta a veces no ve su propia profecía desde la perspectiva de Dios.

Narrativa

Resumen

"Jonás echado por la ballena".

El Libro de Jonás es casi completamente narrativo, con la excepción de un himno supuestamente compuesto por el profeta en el vientre de un gran pez. La trama se centra en un conflicto entre Jonás y Dios y transmite un mensaje de salvación no solo para el pueblo elegido de Israel sino también para los enemigos de Israel. Dios llama a Jonás a predicar contra Nínive, la ciudad más grande del poderoso imperio asirio, pero Jonás se resiste e intenta huir. Él va a Joppa y aborda un barco con destino a Tarsis. Dios llama una gran tormenta en el mar. La tripulación echa suertes para determinar quién es responsable de su mala fortuna, y Jonás es identificado como el hombre. Admite que la tormenta fue causada por la ira de Dios hacia él y los voluntarios que fueron arrojados por la borda para que los mares se calmen. Después de intentar sin éxito remar hasta la orilla, sus compañeros de barco le ruegan a Dios que no retenga la muerte de Jonás contra ellos y luego lo arrojan al mar. Un pez enorme, también enviado por Dios, se traga a Jonás. Durante tres días y tres noches, Jonás languidece dentro del vientre del pez. Allí, Jonás compone un notable himno de alabanza por la misericordia de Dios:

En mi angustia llamé al Señor,
Y me respondió.
Desde las profundidades del Sheol pedí ayuda,
y escuchaste mi llanto

Conmovido por la oración de Jonás, Dios ordena al pez, que vomita a Jonás con seguridad en tierra firme. Después de su rescate, Jonás obedece el llamado a profetizar contra Nínive. Sus palabras son simples: "Cuarenta días más y Nínive será anulada". Sorprendentemente, la gente de esta ciudad gentil se arrepiente. Su rey inmediatamente se humilla y se arrepiente, emitiendo el siguiente decreto:

No permita que ningún hombre o bestia, rebaño o rebaño pruebe nada; no los dejes comer o beber. Pero que el hombre y la bestia se cubran de cilicio. Que todos llamen urgentemente a Dios. Deja que renuncien a sus malos caminos y su violencia. ¿Quién sabe? Dios todavía puede ceder y con compasión apartarse de su ira feroz para que no perecemos. (Jonás 3: 7-9)

Dios se aparta de su ira, lo que demuestra que no solo los israelitas, sino también los gentiles, pueden contar con su compasión si se apartan del mal. Jonás, sin embargo, no es feliz. En lugar de reconocer su éxito sin precedentes en llevar una ciudad enemiga al arrepentimiento ante el Dios de Israel, hace un puchero, quejándose petulantemente a Dios:

Sabía que eres un Dios amable y compasivo, lento para la ira y abundante en amor, un Dios que cede de enviar calamidades. Ahora, oh Señor, quítame la vida, porque es mejor para mí morir que vivir "(4: 2-3)Jonás observa el destino de Nínive.

La historia termina con una nota irónica, incluso humorística, cuando Jonás se retira al desierto para observar lo que sucedería en la ciudad. Dios hace que una planta milagrosa crezca en un día para proteger a Jonás del calor abrasador, pero luego envía un gusano a la mañana siguiente para devorar la planta. Jonás nuevamente se queja, diciendo: "Sería mejor para mí morir que vivir".

Entonces Dios le muestra a Jonás que la planta era realmente solo una forma de enseñarle una lección a Jonás. Le habla a su profeta reacio e incomprensible por última vez, diciéndole:

Tuviste compasión por la planta para la que no trabajaste y que no hiciste crecer, que surgió durante la noche y pereció durante la noche. ¿No debería tener compasión de Nínive, la gran ciudad en la que hay más de 120,000 personas que no conocen la diferencia entre su mano derecha e izquierda, así como muchos animales? "(4: 10-11)

Análisis literario

Jonás se enfrenta al rey de Nínive.

La historia de Jonás puede verse como un drama entre un hombre pasivo y un Dios activo. El nombre de Jonás literalmente significa "paloma", mientras que la mayoría de los profetas tenían nombres heroicos (por ejemplo, Isaías significa "Dios ha salvado"). Dios, el otro personaje principal del libro, está completamente activo. Mientras Jonás huye, Dios lo persigue. Mientras Jonás cae, Dios se levanta. El personaje de Dios en la historia se revela progresivamente a través del uso de la ironía. En la primera parte del libro, Dios es representado como implacable y colérico; En la segunda parte del libro, se revela que es verdaderamente amoroso y misericordioso.

Los otros personajes de la historia incluyen los marineros en el capítulo 1 y la gente de Nínive en el capítulo 3. Estos personajes también se contrastan con la pasividad de Jonás. Mientras Jonás duerme en el casco, los marineros rezan y tratan de salvar al barco de la tormenta (2: 4-6). Más tarde, después de que Jonás haya entregado su mensaje en Nínive, el rey actúa con decisión, mientras que Jonás se retira al desierto para mirar. Mientras que Jonás se ve obligado pasivamente a actuar bajo la Divina Voluntad, la gente de Nínive le pide activamente a Dios que cambie de opinión. Jonás incluso se opone a que Dios muestre misericordia a los ninivitas, y parece preferir que Dios cumpla su promesa de destruir la ciudad. Mientras Jonás medita y mira, Dios nuevamente actúa, haciendo que una planta crezca para sombrear a Jonás un día y que se marchite al siguiente. Al considerar que su vida es insoportable, Jonás simplemente quiere dejar un dado, pero Dios le enseña que la misericordia activa es mejor que la muerte pasiva. La última lección del libro es que la vida y el amor, incluso el amor a los enemigos, triunfan sobre la abdicación y la muerte.

Controversia

La actitud de misericordia del Libro de Jonás hacia los enemigos de Israel fue controvertida, contrastando fuertemente con los libros anteriores de la Biblia hebrea y los posteriores, como el Libro de Ester y el libro apócrifo de Judit, que enfatizan temas de triunfo y vindicación en a expensas de los gentiles.

Entre los Rollos del Mar Muerto, el libro solo se encontró en la mitad de los diez manuscritos de los Profetas Menores. Otros de los rollos muestran que la secta Qumran mantuvo una estricta actitud de animosidad hacia el mundo gentil de su época, previendo una batalla inminente en la que los gobernantes gentiles de Israel y sus colaboradores judíos serían completamente vencidos. Por lo tanto, no es sorprendente que el Libro de Jonás no sea completamente aceptado entre los residentes de Qumran, a menudo considerados esenios.

Biografía de Jonás

Además de la información dada en el Libro de Jonás, solo hay otra referencia biográfica de Jonás en la Biblia. Según 2 Reyes 14:25, Jonás había profetizado que "los límites de Israel (se extenderían) desde la entrada de Hamat al mar de la llanura" (es decir, el Mar Muerto). El pasaje admite de mala gana que Jeroboam II, uno de los reyes "malvados" de Israel, cumplió esta profecía. Esto dataría el ministerio de Jonás al de Jeroboam o al anterior. Algunos comentaristas lo ven como el último de los profetas del norte que comenzaron con Elijah. El próximo profeta, Amós, marca el primero de los profetas literarios activos en el norte, y él, posiblemente como Jonás, vivió durante el tiempo de Jeroboam.

Jonás en el desierto.

La tradición rabínica generalmente considera que Jonás era de la tribu de Aser, aunque algunos afirman que era de Zebulum. Una tradición sostiene que la madre de Jonás era la "mujer de Sarepta" que ofreció hospitalidad a Elías y que Jonás era su hijo, a quien Elías revivió (Pirke R. El. 33). Otra leyenda dice que fue Jonás a quien el profeta Eliseo envió para ungir al usurpador Jehú como el futuro rey de Israel. La razón por la que Jonás trató de evitar profetizar en Nínive es que se había ganado una reputación por sus palabras siempre cumplidas, y temía que se lo considerara un falso profeta cuando Nínive se arrepintió. El monstruoso pez que se tragó a Jonás no era otro que el legendario Leviatán (Pirke R. El. 10).

La vida apócrifa poco conocida de los Profetas, una obra del siglo II, identifica a Jonás como proveniente del distrito de Kariathmos, cerca de la ciudad griega de Azotus, junto al mar. Después de su ministerio en Nínive, Jonás, según los informes, viajó con su madre a otra tierra gentil conocida como Sour. Se le cita lamentando: "Hablé falsamente al profetizar contra la gran ciudad de Nínive", aparentemente porque su predicción de su destrucción no se cumplió. Más tarde, Jonás fue a la tierra de Judá. Cuando su madre murió en el camino, la enterró cerca de Deborah's Oak, llamada así por la enfermera de la matriarca Rebekah, en Betel (Génesis 38: 5). Se informa que la propia tumba de Jonás está en la cueva de un hombre llamado Kenaz, identificado como juez, posiblemente una referencia a Kenaz, el padre o antepasado del juez Othniel. Esta fuente también conserva una interesante profecía de Jonás:

Dio un presagio sobre Jerusalén y toda la tierra, para que cada vez que vieran una piedra llorando lastimeramente, el final estuviera cerca. Y cada vez que vieran a todos los gentiles en Jerusalén, la ciudad entera sería arrasada.

Interpretación cristiana

Las primeras interpretaciones cristianas de Jonás se encuentran en Mateo (12: 38-42 y 16: 1-4) y Lucas 11: 29-32). En estos pasajes, Jonás se convierte en un "tipo" para Jesús. Jesús compara a su generación con la gente de Nínive, diciendo que no se dará ninguna señal excepto "la señal de Jonás". Jonás pasó tres días en el vientre del pez; Jesús pasará tres días en la tumba.

Contrariamente a la creencia popular, el debate sobre la credibilidad del milagro de Jonás y la "ballena" es no uno moderno Cía. 409 E.C., Agustín de Hipona citó a Porphyry, el destacado opositor del cristianismo, como argumentando:

¿Qué debemos creer con respecto a Jonás, de quien se dice que estuvo tres días en el vientre de una ballena? La cosa es completamente improbable e increíble, que un hombre tragado con su ropa debería haber existido en el interior de un pez. Sin embargo, si la historia es figurativa, complace explicarla. De nuevo, ¿qué significa la historia de que una calabaza surgió sobre la cabeza de Jonás después de que el pez lo vomitó? ¿Cuál fue la causa del crecimiento de esta calabaza? ”(Carta CII, Sección 30).

Agustín responde que si uno cuestiona un milagro, también debe cuestionar todos los milagros (sección 31). Sin embargo, Agustín realmente ve el significado principal de la historia de Jonás como una alegoría de Cristo. Por ejemplo, él escribe:

Como, por lo tanto, Jonás pasó del barco al vientre de la ballena, así Cristo pasó de la cruz al sepulcro, o al abismo de la muerte. Y como Jonás sufrió esto por el bien de aquellos que estaban en peligro por la tormenta, así Cristo sufrió por el bien de aquellos que son arrojados sobre las olas de este mundo.

Interpretación moderna

Jonás predicando a los ninivitas, por Gustave Doré.

En su traducción de 1534, William Tyndale tradujo la frase en Jonás 2: 1 como "great fyshe", pero tradujo la palabra ketos (Griego) o cetus (Latín) en Mateo 12:40 como "ballena". La traducción de Tyndale se incorporó más tarde a la versión King James de 1611. Desde entonces, el "gran pez" en Jonás 2 ha sido interpretado con mayor frecuencia como una ballena. Las gargantas de muchas ballenas grandes pueden acomodar el paso de un humano adulto. Hay algunos relatos del siglo XIX de balleneros tragados por cachalotes y viviendo para contarlo, pero estas historias permanecen sin verificar.

Muchos eruditos bíblicos creen que la oración de Jonás (2: 2-9), que ocupa casi la cuarta parte de todo el libro, es una adición posterior (ver críticas de la fuente). En este punto de la historia, el lector esperaría que Jonás se arrepienta. Sin embargo, la oración es no un salmo de lamento; más bien, es un salmo de acción de gracias. La oración sirve para retratar al pez como parte de la salvación de Dios. En la tormenta y el pez, Dios ha sacado a Jonás de su camino de fuga autodestructivo de su misión profética y lo ha puesto en el camino para llevar a cabo la voluntad de Dios.

La historia de Jonás se sitúa en el contexto histórico del antiguo Israel en el siglo VIII a.E.C. y las cuestiones religiosas y sociales de finales del siglo VI al IV a.E.C. El Jonás mencionado en 2 Reyes 14:25 vivió durante o poco antes del reinado de Jeroboam II (786-746 a.E.C.) y era de la ciudad de Gath-hepher. Esta ciudad, moderna el-Meshed, se encuentra a solo varias millas de Nazaret en lo que se habría conocido como el Reino de Israel. Nínive fue la capital del antiguo imperio asirio, que conquistó a Israel en 722 a.E.C. El libro en sí mismo llama a Nínive una "gran ciudad", probablemente refiriéndose tanto a su riqueza como a su tamaño.

Sin embargo, la erudición moderna cuestiona que el libro podría haber sido escrito en el siglo VIII a.E.C., cuando la idea de un profeta que llevara la misericordia de Dios al mayor enemigo de la ciudad principal de Israel estaba fuera de discusión. Por otro lado, la actitud del libro coincide con los últimos capítulos del Libro de Isaías (a veces clasificado como Tercer Isaías y se cree que se originó con el siglo V a. C.), en el que se le da a Israel un lugar destacado en la expansión de Dios. reino a los gentiles. Estos hechos han llevado a muchos estudiosos a creer que el libro fue escrito en este período posterior.

Bibliografía

  • Abegg, Martin, Jr., et al. La Biblia de los Rollos del Mar Muerto: la Biblia más antigua conocida traducida por primera vez al inglés. Nueva York: HarperSanFrancisco, 1999. ASIN: B000OEODA0
  • Blenkinsopp, Joseph. Una historia de profecía en Israel. Westminster John Knox Press, 1996. ISBN 0664256392
  • Gowan, Donald. Teología de los libros proféticos: la muerte y resurrección de Israel. Westminster John Knox Press, 1998. ISBN 0664256899
  • Heschel, Abraham. Los profetas Harper Perennial Modern Classics, 2001. ISBN 0060936991
  • Maquinista, Peter. Profetas y profecía en el antiguo Cercano Oriente. Sociedad de Literatura Bíblica, 2003. ISBN 158983027X.
  • Podhoretz, normando. Los profetas: quiénes eran, qué son. Free Press, 2002. ISBN 0743219279
  • Sasson, Jack M. Jonás: una nueva traducción con introducción, comentario e interpretaciones. 1995. ISBN 9780385510059
CanonDesarrollo: Antiguo Testamento · Nuevo Testamento · Canon cristiano
Otros: Deuterocanon · Libros apócrifos: Bíblico · Nuevo TestamentoMás divisionesCapítulos y versos · Pentateuco · Historia · Sabiduría · Profetas mayores y menores · Evangelios (sinópticos) · Epístolas (paulinas, pastorales, generales) · ApocalipsisTraduccionesVulgate · Luther · Wyclif · Tyndale · KJV · Biblias en inglés moderno · Debate · Dinámico vs. Formal · JPS · RSV · NASB · Amplificador · NAB · NEB · NASB · TLB · GNB · NIV · NJB · NRSV · REB · NLT · MsgManuscritosSeptuaginta · Pentateuco samaritano · Rollos del Mar Muerto · Targum · Diatessaron · Fragmento de Muratorian · Peshitta · Vetus Latina · Texto masorético · Manuscritos del Nuevo Testamento

Pin
Send
Share
Send