Pin
Send
Share
Send


Como una deidad egipcia, Set pertenecía a un complejo sistema de creencias religiosas, mitológicas y cosmológicas desarrollado en la cuenca del río Nilo desde la prehistoria más temprana hasta el 525 a.E.C.1 De hecho, fue durante este período relativamente tardío en el desarrollo cultural egipcio, un momento en que sintieron sus creencias amenazadas por los extranjeros, que muchos de sus mitos, leyendas y creencias religiosas se registraron por primera vez.2 Los cultos dentro de este marco, cuyas creencias comprenden los mitos que tenemos antes que nosotros, generalmente eran fenómenos bastante localizados, con diferentes deidades que tenían el lugar de honor en diferentes comunidades.3 Sin embargo, a pesar de esta diversidad aparentemente ilimitada, los dioses (a diferencia de los de muchos otros panteones) estaban relativamente mal definidos. Como señala Frankfort, “los dioses egipcios son imperfectos como individuos. Si comparamos dos de ellos ... encontramos, no dos personajes, sino dos conjuntos de funciones y emblemas ... Los himnos y oraciones dirigidos a estos dioses difieren solo en los epítetos y atributos utilizados. No hay indicios de que los himnos hayan sido dirigidos a individuos de diferente carácter ".4 Una razón para esto fue el hecho innegable de que los dioses egipcios eran vistos como completamente inmanentes: representaban (y continuaban con) elementos particulares y discretos del mundo natural.5 Por lo tanto, aquellos que desarrollaron personajes y mitologías generalmente eran bastante portátiles, ya que podían conservar sus formas discretas sin interferir con los diversos cultos que ya se practican en otros lugares. Además, esta flexibilidad fue lo que permitió el desarrollo de cultos multipartitos (es decir, el culto de Amun-Re, que unificó los dominios de Amun y Re), ya que las esferas de influencia de estas diversas deidades a menudo eran complementarias.6

La cosmovisión engendrada por la antigua religión egipcia era especialmente apropiada para (y definida por) las realidades geográficas y calendáricas de la vida de sus creyentes. A diferencia de las creencias de los hebreos, mesopotámicos y otros dentro de su esfera cultural, los egipcios consideraban que tanto la historia como la cosmología estaban bien ordenadas, eran cíclicas y confiables. Como resultado, todos los cambios fueron interpretados como desviaciones intrascendentes del plan cósmico o transformaciones cíclicas requeridas por él.7 El principal resultado de esta perspectiva, en términos de imaginación religiosa, fue reducir la relevancia del presente, ya que la totalidad de la historia (cuando se concibió cíclicamente) se definió en última instancia durante la creación del cosmos. La única otra aporía en tal comprensión es la muerte, que parece presentar una ruptura radical con la continuidad. Para mantener la integridad de esta cosmovisión, se desarrolló un complejo sistema de prácticas y creencias (incluidas las extensas geografías míticas de la otra vida, textos que proporcionan orientación moral (para esta vida y la próxima) y rituales diseñados para facilitar el transporte hacia la vida futura. , cuyo propósito principal era enfatizar la continuación interminable de la existencia.8 Dados estos dos focos culturales, es comprensible que los cuentos registrados dentro de este corpus mitológico tienden a ser relatos de creación o representaciones del mundo de los muertos, con un enfoque particular en la relación entre los dioses y sus constituyentes humanos.

Orígenes del nombre

La traducción exacta de Conjunto se desconoce con certeza, pero generalmente se considera (uno que) deslumbra, pilar de estabilidad, o uno que está abajo: etimologías que están conectadas con el desierto, la institución de la monarquía y el papel del dios en el cuerpo mítico (como oponente de Horus).9 Se reconstruyó para haber sido originalmente pronunciado * Sūtaḫ basado en la aparición de su nombre en jeroglíficos egipcios. (swtḫ), y su posterior mención en los documentos coptos con el nombre Conjunto.10

Debido a los desarrollos en el idioma egipcio durante los 3000 años que Set fue adorado, el período griego vio la t en Conjunto llegando a ser pronunciado tan indistinguible de th que los griegos helenizaron el nombre del dios como Seth

Cuentas mitológicas

Dios del desierto

En los primeros capítulos de la historia egipcia, Set se asoció con los desiertos hostiles que invadieron la fértil llanura del río Nilo (el hogar de la antigua civilización egipcia). Esta caracterización también trajo a la mente varios elementos asombrosos y poderosos de los desechos desolados, incluidos los feroces animales del desierto, "inundaciones repentinas y tormentas de arena".11 Debido a la hostilidad extrema del ambiente desértico, Set fue visto como inmensamente poderoso, y en consecuencia fue considerado como uno de los principales dioses en el panteón adorado en el Alto Egipto. Uno de los epítetos más comunes para el dios, derivado durante este período pero común durante todo el período dinástico, fue genial de fuerza, un atributo que se entendía que otorgaba al faraón actual. Esta supremacía física está atestiguada por una forma alternativa del nombre de Set, deletreada Setesh (stš), y después Sutekh (swtḫ), donde el extra sh y kh significando majestad.12

Genealogicamente, Set era miembro del Ennead de Heliopolis, el hijo del Tierra (Geb) y Cielo (Nuez), esposo de la tierra fértil alrededor del Nilo (Nebt-het / Nephthys), y hermano de la muerte (Ausare / Osiris), y la vida (Aset / Isis). En esta primera etapa, se entendía que era el opuesto polar de Horus (que más tarde se caracterizaría como su enemigo mortal). En esta conceptualización, Horus fue visto como el "dios del norte" y Set fue el "dios del sur".13 Su doble patrocinio se convirtió en un de facto símbolo de legitimidad en el gobierno, como lo atestiguan los textos e inscripciones de este período.14 En estas fuentes míticas, las conexiones relacionales de Set son múltiples, ya que se lo representa con una gran cantidad de esposas (incluidas algunas diosas extranjeras) y varios hijos. Algunas de las esposas más notables (más allá de Nephthys / Nebet Het) son Neith (con quien se dice que engendró a Sobek), Amtcheret (por quien se dice que engendró a Upuat),15 Tuaweret, Hetepsabet (una de las horas, un femenino fueDiosa con cabeza de bestia que se describe de diversas maneras como esposa o hija de Set), y las dos deidades cananeas (Anat y Astarte), ambas igualmente hábiles en el amor y la guerra, rasgos por los que Set era famoso.

La palabra para desierto, en egipcio, era Tesherit, que es muy similar a la palabra para rojo, Tesher (de hecho, tiene la apariencia de una forma femenina de la palabra para rojo). En consecuencia, Set se asoció con cosas que eran rojas, incluidas las personas con cabello rojo (un atributo estereotípicamente no egipcio). En una nota aparentemente no relacionada, su afiliación con tormentas de arena, una parte de su demesne como señor del desierto, significaba que llegaría a ser identificado con varias deidades de tormentas cananeas, incluido Baal en el período Ramesside (ca. 1290-1080 a. C.) . Como resultado, llegó a ser considerado el dios de (a menudo inoportuno) extranjeros16 17

Conflicto entre Horus y Set

Ver también: Osiris, Isis, Horus

El mito del conflicto de Set con Horus, Osiris e Isis, que es uno de los más antiguos y mejor desarrollados en la mitología egipcia, aparece en muchas fuentes egipcias, incluidos los Textos de la Pirámide, los Textos del Ataúd, la Piedra de Shabaka, inscripciones en las paredes de el templo de Horus en Edfu, y varias fuentes de papiro. Una de las versiones más completas se puede encontrar en el Chester Beatty Papyrus No. 1, que contiene la leyenda conocida como "Contención de Horus y Set". Este famoso cuento también fue grabado por autores clásicos que entraron en contacto con él durante el período helenístico, especialmente Plutarco en su De Iside y Osiride.

El mito se evidencia por primera vez, aunque de manera fragmentaria, en el Textos piramidales-una colección de inscripciones piramidales cuyo objetivo principal era correlacionar los mitos de los dioses con el culto a los faraones (que habían encargado la construcción de estas necrópolis monumentales). En ellos, los eventos centrales del cuento ya están presentes, incluido el asesinato de Osiris por Conjunto (su hermano celoso);18 la triste respuesta de su esposa, Isis;19 la venganza exigida por Horus, su hijo;20 y, la resurrección del dios y su regreso a la fama en el más allá.21

En estas cuentas, Osiris es retratado generalmente como un rey sabio y portador de la civilización, felizmente casado con su hermana Isis. Por el contrario, Set era el hermano menor envidioso y menos poderoso, cuyos celos lo llevaron a engañar, matar y desmembrar a su prodigioso hermano mayor. Después de varias aventuras (como se describe en otra parte), Isis volvió a armar el cadáver de Osiris y otro dios (en algunos mitos, Thoth y en otros Anubis) lo embalsamaron. Como la momia arquetípica, Osiris reinó sobre el Más Allá como juez de los muertos. Antes de la reanimación del dios en el inframundo, fue resucitado mágicamente por el tiempo suficiente para engendrar a Horus.22

Horus se convirtió naturalmente en el enemigo de Set, lo que condujo a una rivalidad entre las dos deidades. Se entendía que ambas deidades habían resultado heridas en este conflicto: Horus perdió un ojo y Set perdió sus testículos. Los dioses castigaron a Set forzándolo a llevar a Osiris a la espalda, o sacrificándolo como un toro por su comida. En algunas versiones del mito (probablemente destinado a ofrecer una explicación etiológica de las asociaciones clásicas del dios), a Set se le da dominio sobre los desiertos circundantes como compensación por su pérdida de Egipto.23

Quizás sea también registros de eventos históricos. Según las inscripciones escritas en la Piedra Shabaka, Geb dividió Egipto en dos mitades, dando al Alto Egipto (el desierto del sur) a Set y el Bajo Egipto (la región del delta en el norte) a Horus, para poner fin a su enemistad. Sin embargo, según la piedra, en un juicio posterior, Geb le dio todo Egipto a Horus. Interpretar este mito como un registro histórico llevaría a uno a creer que el Bajo Egipto (tierra de Horus) conquistó el Alto Egipto (tierra de Set); pero, de hecho, el Alto Egipto conquistó el Bajo Egipto. Entonces el mito no puede ser simplemente interpretado. Existen varias teorías para explicar la discrepancia. Por ejemplo, dado que tanto Horus como Set fueron adorados en el Alto Egipto antes de la unificación, tal vez el mito refleja una lucha dentro del Alto Egipto antes de la unificación, en la que un grupo de adoración de Horus sometió a un grupo de adoración de Set. 24

De todos modos, una vez que las dos tierras se unieron, Seth y Horus a menudo se mostraban juntos coronando a los nuevos faraones, como un símbolo de su poder sobre el Bajo y el Alto Egipto. Las reinas de la primera dinastía (3100-2890 a.E.C.) llevaban el título "Quien ve a Horus y Set". Los Textos de las Pirámides presentan al faraón como una fusión de las dos deidades. Evidentemente, los faraones creían que equilibraban y reconciliaban los principios cósmicos en competencia. Finalmente, apareció el dios dual Horus-Set, combinando características de ambas deidades (como era común en la teología egipcia, el ejemplo más familiar era Amun-Re).25 Los egipcios posteriores interpretaron el mito del conflicto entre Set y Osiris / Horus como una analogía para la lucha entre el desierto (representado por Set) y las inundaciones fertilizantes del Nilo (Osiris / Horus).

Salvador de Ra

A medida que el sistema cósmico y mitológico de los Ogdoad se asimiló más con los Ennead (debido a la unificación del país), la posición de Set en el panteón en su conjunto fue reevaluada. Con Horus como el heredero de Ra en la Tierra, Set, anteriormente uno de los principales dioses del Bajo Egipto, también requería un papel apropiado. Como resultado, llegó a ser identificado como el defensor de Ra, luchando contra Apep (el demonio serpentino de la discordia) cada noche durante el viaje del dios del sol a través del inframundo. Por lo tanto, a menudo se lo representaba parado en la proa de la barca celestial de Ra lanzando o apuñalando a Apep, que a menudo se visualizaba en forma de serpiente, tortuga u otro animal acuático peligroso.26

Esta asimilación también llevó al desplazamiento de Anubis cuando su papel como mayordomo y defensor del inframundo llegó a ser apropiado por ambos. Conjunto y Osiris Para ofrecer una etiología para este desarrollo, las fuentes míticas sugieren que el dios chacal era el hijo de Osiris; sin embargo, el carácter ctónico del dios hizo que fuera incompatible que Isis fuera vista como su madre. Por lo tanto, la madre de Anubis fue identificada como Neftis, una atribución que creó un caso de infidelidad divina que requirió una explicación mítica creativa. Específicamente, Neftis, frustrada por la falta de interés sexual de Set en ella, se disfrazó como la Isis más atractiva. Desafortunadamente, esta artimaña aún no logró llamar la atención de su esposo porque era infértil (como se describe en el mito de su conflicto con Horus). Posteriormente, Osiris confundió a Neftis con Isis, tuvo relaciones sexuales con ella y concibió a Anubis.27

Dios del mal

Cuando el pueblo hicsos ganó la gobernación de Egipto durante el Segundo Período Intermedio (1800-1550 a.E.C.), como era de esperar, eligió a Set, el "dios jefe" original del Bajo Egipto y el señor de los extranjeros. Por lo tanto, Set llegó a ser adorado nuevamente. Sin embargo, los años posteriores a esta invasión vieron que las actitudes egipcias hacia los extranjeros se volvían cada vez más xenófobas, lo que culminó con el depósito de los hicsos. Durante este período, Set (anteriormente un héroe) llegó a encarnar todo lo que a los egipcios no les gustaba de los gobernantes extranjeros, por lo que gradualmente absorbió las identidades de todos los dioses malvados anteriores, particularmente Apep (el demonio del caos).

En la época del Nuevo Reino, a menudo estaba asociado con los dioses malvados de otros imperios en ascenso. Uno de esos casos fue Baal, una identificación en la que Set fue descrito como el consorte de 'Ashtart o' Anat, esposa de Baal. Set también fue identificado por los egipcios con la deidad hitita Teshub, que era un dios de la tormenta viciosa, al igual que Set. Del mismo modo, los griegos luego vincularon a Set con Typhon porque ambos fueron vistos como fuerzas malvadas, deidades de tormenta e hijos de la Tierra que lucharon violentamente con las deidades centrales de sus respectivos panteones. Algunos estudiosos sostienen que después de la conquista de Egipto por el gobernante persa Cambises II, Set también se asoció con opresores extranjeros, incluidos los persas aqueménidas, los helenos ptolemaicos y los romanos. De hecho, fue durante el tiempo en que Set fue particularmente vilipendiado y su derrota por parte de Horus fue ampliamente celebrada. Sin embargo, a lo largo de este período, en algunos lugares distantes, todavía era considerado como la heroica deidad principal; Por ejemplo, había un templo dedicado a Set en la aldea de Mut al-Kharab, en el Oasis de Dakhlah.28

Iconografía

En el arte, Set fue representado principalmente como una criatura misteriosa y desconocida, referida por los egiptólogos como el Set animal o Bestia tifónica con un hocico curvo, orejas cuadradas, cola bifurcada y cuerpo canino, o, a veces, como humano con solo la cabeza del Set animal. No tiene una semejanza completa con ninguna criatura conocida, aunque se parece a un compuesto de un oso hormiguero y un chacal, los cuales son criaturas del desierto, y las principales especies de oso hormiguero presentes en el antiguo Egipto también tenían una apariencia rojiza (debido al pelaje delgado , que muestra la piel debajo de ella). En algunas descripciones tiene la cabeza de un galgo. La primera representación conocida de Set proviene de una tumba que data de la fase Naqada I del Período Predinástico (ca. 4000-3500 a.E.C.), y el Set-animal incluso se encuentra en una cabeza de maza del Rey Escorpión, un gobernante protodinástico.

Una nueva teoría dice que el jefe de la Set animal es una representación de Mormyrus kannamae (Nilo Mormyrid), que reside en las aguas cerca de Kom Ombo, uno de los sitios de un templo de Set, con las dos aletas cuadradas que normalmente se interpretan como orejas. Sin embargo, puede ser esa parte o la totalidad de Set animal se basó en el Salawa, una criatura canina igualmente misteriosa, con cola bifurcada y orejas cuadradas, uno de los cuales se afirmó que fue encontrado y asesinado en 1996 por la población local de una región del Alto Egipto. Incluso puede darse el caso de que Set originalmente no fuera ninguno de estos, pero luego se asoció con uno o ambos debido a su apariencia similar.29

Notas

  1. ↑ Esta fecha particular de "corte" ha sido elegida porque corresponde a la conquista persa del reino, que marca el final de su existencia como una esfera cultural discreta y (relativamente) circunscrita. De hecho, como este período también vio una afluencia de inmigrantes de Grecia, también fue en este punto que comenzó la helenización de la religión egipcia. Mientras que algunos estudiosos sugieren que incluso cuando "estas creencias se remodelaron por el contacto con Grecia, en lo esencial siguieron siendo lo que siempre habían sido" Adolf Erman. Un manual de religión egipcia, Traducido por A. S. Griffith. (Londres: Archibald Constable, 1907), 203); Todavía parece razonable abordar estas tradiciones, en la medida de lo posible, dentro de su propio entorno cultural.
  2. ↑ Las numerosas inscripciones, estelas y papiros que resultaron de este repentino énfasis en la posteridad histórica proporcionan mucha de la evidencia utilizada por los arqueólogos y egiptólogos modernos para acercarse a la antigua tradición egipcia. Geraldine Pinch. Manual de mitología egipcia. (Santa Bárbara, CA: ABC-CLIO, 2002. ISBN 1576072428), 31-32.
  3. ↑ Estas agrupaciones locales a menudo contenían un número particular de deidades y a menudo se construían alrededor del carácter indiscutiblemente primario de un dios creador. Dimitri Meeks y Christine Meeks-Favard. La vida cotidiana de los dioses egipcios. Traducido del francés por G.M. Goshgarian. (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1996. ISBN 0801431158), 34-37.
  4. ^ Henri Frankfort. La antigua religión egipcia. (Nueva York: Harper Torchbooks, 1961. ISBN 0061300772), 25-26.
  5. ↑ Christiane Zivie-Coche, en Françoise Dunand y Christiane Zivie-Coche. Dioses y hombres en Egipto: 3000 a.E.C. a 395 E.C. Traducido del francés por David Lorton. (Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 2004. ISBN 080144165X), 40-41; Frankfort, 23, 28-29.
  6. ↑ Frankfort, 20-21.
  7. ^ Jan Assmann. En busca de Dios en el antiguo Egipto, Traducido por David Lorton. (Ithaca: Cornell University Press, 2001. ISBN 0801487293), 73-80; Zivie-Coche, 65-67; Breasted argumenta que una fuente de esta línea de tiempo cíclica fueron las fluctuaciones anuales confiables del Nilo (8, 22-24).
  8. ↑ Frankfort, 117-124; Zivie-Coche, 154-166.
  9. ^ E. A. Wallis Budge. (1904) Los dioses de los egipcios; o, Estudios en mitología egipcia. (Un estudio en dos volúmenes). Reimpresión ed. (Nueva York: Dover Publications, 1969, Vol. II), 243; behindthename.com, "Seth". Consultado el 29 de julio de 2007.
  10. ↑ Budge (1969), vol. II, 243. behindthename.com, "Seth". Consultado el 29 de julio de 2007. per-set.org, "Set". Consultado el 29 de julio de 2007. Caroline Seawright, Ministerio de Turismo de Egipto (touregypt.net), "Set (Seth), God of Storms, Slayer of Apep, Equal to and Rival of Horus". Consultado el 29 de julio de 2007. Por el contrario, Zivie-Coché advierte que las etimologías de muchos dioses prominentes, incluido Seth, son simplemente poco convincentes y que sus significados originales pueden perderse en la historia (25).
  11. ↑ Pinch, 192.
  12. ^ Richard H. Wilkinson. Los dioses y diosas completos del antiguo Egipto. (Londres: Thames y Hudson, 2003. ISBN 0500051208), 198-199; Pinch, 193: "Fue presentado como enormemente fuerte y monumentalmente estúpido, como un gigante en un cuento de hadas".
  13. ↑ Budge (1969), vol. II, 243-244.
  14. ↑ Budge (1969), vol. II, 243-244.
  15. ↑ Aunque Upuat también se dice que es hijo de Aser / Osiris en algunos lugares.
  16. ↑ Pinch, 192-193.
  17. ↑ W.H.D. Rouse, "Hombres pelirrojos" Folklore 4 (2) (junio de 1893). 249-250. aquí argumenta que "los egipcios le insultaron a los hombres pelirrojos y también sacrificaron el culo a Set (Typhon), porque se suponía que era pelirrojo y de color de tez".
  18. ↑ Por ejemplo, un texto sugiere que es mejor que el rey fallecido evite las depredaciones de Set, para que no enfrente el mismo destino que Osiris: "Set te habría hecho pedazos y no te levantarías (otra vez)". Los textos piramidales (678c), 133. Acceso en línea en: 1 sacred-texts.com. Consultado el 9 de julio de 2007. Véase también el breve comentario: "Set es culpable; Osiris está justificado" (1556a).
  19. ↑ El texto registra las ministraciones de la diosa Isis (y su hermana Neftis) cuando las dos descubren el cadáver del dios: "Isis viene, Neftis viene, uno de ellos a la derecha, uno a la izquierda, // uno de ellos como ḥȝ.t-bird, uno de ellos (Nephthys) como cometa. // Encontraron a Osiris, // después de que su hermano Set lo derribó a la tierra en ?????, ... // Te impidieron de pudrirse, de acuerdo con este tu nombre de "Anubis"; // evitan que tu putrefacción fluya al suelo ". Los textos piramidales (1255c-1257b), 207. Acceso en línea en: 2 sacred-texts.com. Consultado el 9 de julio de 2007. En un pasaje posterior, la concepción póstuma de Horus también se describe indirectamente: "Isis viene a ti regocijándose por amor a ti; // tu semen entra en ella, mientras se señala como Sothis" (1635b- 1636a).
  20. ↑ Por ejemplo: "Tú que has herido a (mi) padre; el que ha matado a (uno) mayor que él; // has herido a (mi) padre, has matado a uno mayor que tú. // Padre Osiris N. I te he herido al que te hirió como un buey; // He matado por ti al que te mató como un toro salvaje ... Come, come el buey rojo, una representación de la víctima de Horus, para el viaje por mar // que Horus hizo por su padre, Osiris ". Los textos piramidales (1543a-1544b, 1550a-1550b), 241-242. Acceso en línea en: 3. sacred-texts.com. Consultado el 9 de julio de 2007. Del mismo modo, considere las siguientes instrucciones para un gobernante fallecido: "Despierta para Horus; ponte de pie contra Set" (793a).
  21. ↑ La referencia más específica a Osiris como señor de los muertos ocurre en un pasaje que describe la naturaleza real del faraón fallecido utilizando analogías con los dioses (y sus diversos dominios): "Les pareces un chacal, como el jefe de Horus del vivo, // como Geb jefe de los Ennead, como Osiris jefe de espíritus ". Los textos piramidales (2103c-2103d), 308. Acceso en línea en: 4. sacred-texts.com. Consultado el 9 de julio de 2007.
  22. ↑ Pinch, 192; Budge (1969), vol. II, 245-246.
  23. ↑ Budge (1969), vol. II, 245-246. Ver también: Pyramid Texts 1463e: "Ra nació antes de que el ojo de Horus fuera arrancado; antes de que los testículos de Set fueran arrancados".
  24. ↑ Ver: Shabaka Stone, texto en línea, Shabaka.maat.sophiatopia.org. Shabaka Stone. reshafim.org. Consultado el 16 de enero de 2009, que describe la partición divina ejecutada por Geb.
  25. ↑ Budge (1969), vol. II, 242-243. Ver también: Pyramid Texts (1710a-c): "Despierta para Horus; ponte de pie ante Set; // levántate, hijo mayor de Geb, // ante quien tiemblan los Dos Enneads".
  26. ↑ Pinch, 191; Wilkinson, 198.
  27. ↑ Wilkinson, 187; Pizca, 104.
  28. ↑ Wilkinson, 197-198; Pinch, 191-193; Erman, 168-169.
  29. ↑ Budge (1969), vol. II, 243; Wilkinson, 198-199. Ver también: G. A. Wainwright, "El origen de los dioses de la tormenta en Egipto" El diario de arqueología egipcia 49 (diciembre de 1963): 13-20. 13-14.

Referencias

  • Allen, James P. 2004. "Teología, teodicea, filosofía: Egipto". En Sarah Iles Johnston, ed. Religiones del mundo antiguo: una guía. Cambridge, MA: Harvard University Press. ISBN 0674015177.
  • Assmann, Jan. En busca de Dios en el antiguo Egipto, Traducido por David Lorton. Ítaca: Cornell University Press, 2001. ISBN 0801487293.
  • Bickel, Susanne. 2004. "Mitos y narraciones sagradas: Egipto". En Sarah Iles Johnston, ed. Religiones del mundo antiguo: una guía. Cambridge, MA: Harvard University Press. ISBN 0674015177.
  • Pecho, James Henry. (1912) Desarrollo de la religión y el pensamiento en el antiguo Egipto. reimprimir ed. Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 1986. ISBN 0812210454.
  • Budge, E. A. Wallis, traductor. El libro egipcio de los muertos. (1895). Acceso a las 5 sacred-texts.com. Consultado el 16 de enero de 2009.
  • Budge, E. A. Wallis, traductor. El cielo y el infierno egipcios. (1905). Acceso en www.sacred-texts.com/egy/ehh.htm sacred-texts.com.
  • Budge, E. A. Wallis. (1904) Los dioses de los egipcios; o, Estudios en mitología egipcia. Un estudio en dos volúmenes. reimprimir ed. Nueva York: Dover Publications, 1969.
  • Budge, E. A. Wallis, traductor. Leyendas de los Dioses: los textos egipcios. (1912). Acceso a las 6 sacred-texts.com.
  • Budge, E. A. Wallis, traductor. La piedra Rosetta. (1893), 1905. Acceso a las 7 sacred-texts.com.
  • Collier, Mark y Bill Manly. Cómo leer jeroglíficos egipcios: edición revisada. Berkeley: University of California Press, 1998. ISBN 0520239490.
  • Cohn, normando. 1995 Cosmos, caos y el mundo venidero: las raíces antiguas de la fe apocalíptica. New Haven: Yale University Press, 1999. ISBN 0300090889.
  • Dunand, Françoise y Christiane Zivie-Coche. Dioses y hombres en Egipto: 3000 a.E.C. a 395 E.C. Traducido del francés por David Lorton. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 2004. ISBN 080144165X.
  • Erman, Adolf. Un manual de religión egipcia, Traducido por A. S. Griffith. Londres: Archibald Constable, 1907.
  • Frankfort, Henri. La antigua religión egipcia. Nueva York: Harper Torchbooks, 1961. ISBN 0061300772.
  • Griffith, F. L. y Thompson, Herbert, traductores. El papiro de Leyden. 1904. Acceso a las 8 sacred-texts.com.
  • Kaper, Olaf Ernst. 1997. Templos y dioses en la Dakhlah romana: estudios en los cultos indígenas de un oasis egipcio. Tesis doctoral. Groningen: Rijksuniversiteit Groningen, Faculteit der Letteren.
  • Kaper, Olaf Ernst. 1997. "La estatua de Penbast: sobre el culto de Seth en el oasis de Dakhlah". En Memorias egiptológicas, ensayos sobre el antiguo Egipto en honor de Herman Te Velde, editado por Jacobus van Dijk. Memorias Egiptológicas 1. Groningen: Publicaciones Styx. 231-241, ISBN 9056930141.
  • Lesko, Leonard H. 1987. "Seth". En La enciclopedia de la religión, editado por Mircea Eliade, 2ª ed. 2005, editado por Lindsay Jones. Farmington Hills, Michigan: Thomson-Gale. ISBN 0028657330.
  • Meeks, Dimitri y Christine Meeks-Favard. La vida cotidiana de los dioses egipcios. Traducido del francés por G.M. Goshgarian. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1996. ISBN 0801431158.
  • Mercer, Samuel A. B., traductor. Los textos de la pirámide. 1952. Acceso en línea en www.sacred-texts.com/egy/pyt/index.htm sacred-texts.com.
  • Osing, Jürgen. 1985. "Seth en Dachla und Charga". Mitteilungen des Deutschen Archäologischen Instituts, Abteilung Kairo 41:229-233.
  • Pellizco, Geraldine. Manual de mitología egipcia. Santa Bárbara, CA: ABC-CLIO, 2002. ISBN 1576072428.
  • Quirke, Stephen G. J. (1992). La antigua religión egipcia. (British Museum Publications) Nueva York: Dover Publications, inc., ISBN 0486274276 (reimpresión de 1993).
  • Rouse, W.H.D. "Hombres pelirrojos" Folklore 4 (2) (junio de 1893). 249-250.
  • Shafer, Byron E., ed. Templos del antiguo Egipto. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1997. ISBN 0801433991.
  • Stoyanov, Yuri. 2000. El otro dios: religiones dualistas desde la antigüedad hasta la herejía cátara. New Haven: Yale University Press. ISBN 0300082533.
  • Strudwick, Helen, General Ed. La enciclopedia del antiguo Egipto. Singapur: De Agostini Reino Unido, 2006. ISBN 1904687997.
  • te Velde, Herman. 1977 Seth, Dios de la confusión: un estudio de su papel en la mitología y religión egipcias, 2da ed. (Probleme der Ägyptologie 6.) Leiden: E. J. Brill, ISBN 9004054022.
  • Wainwright, G.A., "El origen de los dioses de la tormenta en Egipto" El diario de arqueología egipcia 49 (diciembre de 1963): 13-20. 13-14.
  • Wilkinson, Richard H. Los dioses y diosas completos del antiguo Egipto. Londres: Thames y Hudson, 2003. ISBN 0500051208.

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 2 de noviembre de 2019.

  • Le temple d'Hibis, oasis de Khargha: Representaciones del templo Hibis de Sutekh como Horus
  • Templo de Set

Pin
Send
Share
Send