Pin
Send
Share
Send


Helio (símbolo químico Él, número atómico 2) es un componente menor de la atmósfera de la Tierra, pero es el segundo elemento más abundante en el universo y el segundo más ligero de todos los elementos conocidos. Es un gas incoloro, inodoro, insípido, no tóxico y casi inerte que encabeza la serie de gases nobles en la tabla periódica. Sus puntos de ebullición y fusión son los más bajos entre los elementos, y se necesitan condiciones extremas para convertirlo en formas líquidas y sólidas. También se necesitan condiciones extremas para crear el pequeño puñado de compuestos de helio, que son todos inestables a temperaturas y presiones normales.

En el universo actual, casi todo el helio nuevo se crea como resultado de la fusión nuclear de hidrógeno en las estrellas. En la Tierra, se produce por la desintegración radiactiva de elementos mucho más pesados. Después de su creación, parte de ella queda atrapada con gas natural, a concentraciones de hasta el 7 por ciento en volumen.

Se sabe comúnmente que el helio se utiliza para proporcionar elevación para globos y dirigibles. Además, se utiliza como componente en los sistemas de respiración de aguas profundas, como refrigerante para imanes superconductores y como gas protector para muchos procesos industriales, como la soldadura por arco y el crecimiento de obleas de silicio. Los investigadores usan helio para estudiar materiales a temperaturas muy bajas, en un campo llamado criogeniay en la datación por helio de rocas radiactivas y minerales. La inhalación de un pequeño volumen de gas cambia temporalmente la calidad tonal y el tono de la voz. Sin embargo, puede ser peligroso si se hace en exceso.

Abundancia en la naturaleza

El helio es el segundo elemento más abundante en el universo conocido, después del hidrógeno, y constituye el 23 por ciento de la masa elemental del universo. Se concentra en las estrellas, donde está formado por dos conjuntos de reacciones de fusión nuclear: una que involucra la "reacción en cadena protón-protón" y la otra que involucra el "ciclo carbono-nitrógeno-oxígeno". Según el modelo Big Bang del desarrollo temprano del universo, la gran mayoría del helio se formó entre uno y tres minutos después del Big Bang, en una etapa conocida como Nucleosíntesis del Big Bang. Basado en esta teoría, la abundancia de helio sirve como prueba de modelos cosmológicos.

En la atmósfera de la Tierra, la concentración de helio en volumen es de solo 5.2 partes por millón, en gran parte porque la mayor parte del helio en la atmósfera de la Tierra se escapa al espacio debido a su inercia y baja masa. En la heterosfera de la Tierra (una parte de la atmósfera superior), el helio y otros gases más ligeros son los elementos más abundantes.

Casi todo el helio en la Tierra es el resultado de la desintegración radiactiva. El producto de descomposición se encuentra en minerales de uranio y torio, incluidos cleveitas, pitchblende, carnotita, monazita y berilo. Estos minerales emiten partículas alfa, que consisten en núcleos de helio (He2+), a los que los electrones se unen fácilmente. De esta manera, se generan aproximadamente 3,4 litros de helio por año por kilómetro cúbico de la corteza terrestre.

La concentración de helio en la corteza terrestre es de 8 partes por mil millones; en agua de mar, son solo 4 partes por billón. También hay pequeñas cantidades en manantiales minerales, gas volcánico y hierro meteórico. Las mayores concentraciones de helio en nuestro planeta están en el gas natural, del cual se deriva la mayoría del helio comercial.

Descubrimientos cientificos

Pierre Janssen (1824-1907), un astrónomo francés, fue el primero en detectar evidencia de un elemento previamente desconocido (helio) en el Sol.

El 18 de agosto de 1868, durante un eclipse solar total en Guntur, India, el astrónomo francés Pierre Janssen observó una línea amarilla brillante con una longitud de onda de 587,49 nanómetros (nm) en el espectro de la cromosfera del Sol. Esta línea fue la primera evidencia de que el Sol contenía un elemento previamente desconocido, pero Janssen fue ridiculizado porque ningún elemento había sido detectado en un cuerpo celeste antes de ser encontrado en la Tierra. El 20 de octubre del mismo año, el astrónomo inglés Norman Lockyer observó una línea amarilla de la misma longitud de onda en el espectro solar. Lo llamó el D3 línea (línea Fraunhofer), ya que estaba cerca de la conocida D1 y D2 líneas de sodio. Llegó a la conclusión de que fue causado por un elemento en el Sol desconocido en la Tierra. Él y el químico inglés Edward Frankland nombraron el elemento con la palabra griega para el Sol, ἥλιος (helios).

El 26 de marzo de 1895, el químico británico William Ramsay aisló helio en la Tierra al tratar el mineral cleveita con ácidos minerales. Ramsay estaba buscando argón, pero después de separar el nitrógeno y el oxígeno del gas liberado por el ácido sulfúrico, notó una línea amarilla brillante que coincidía con la D3 línea observada en el espectro del Sol ... Estas muestras fueron identificadas como helio por Lockyer y el físico británico William Crookes. Ese mismo año, los químicos Per Teodor Cleve y Abraham Langlet en Uppsala, Suecia, aislaron independientemente helio de cleveita. Recolectaron suficiente gas para determinar con precisión su peso atómico.1

En 1907, Ernest Rutherford y Thomas Royds demostraron que una partícula alfa (emitida por materiales radiactivos) es un núcleo de helio. En 1908, la física holandesa Heike Kamerlingh Onnes fue la primera en licuar el helio enfriando el gas a menos de 1 Kelvin (K). Intentó solidificarlo reduciendo aún más la temperatura, pero fracasó porque el helio no tiene una temperatura de "punto triple" donde las fases sólida, líquida y gaseosa están en equilibrio entre sí. Su alumno, Willem Hendrik Keesom, fue el primero en solidificar el helio en 1926, sometiéndolo a una presión de 25 atmósferas.

En 1938, el físico ruso Pyotr Leonidovich Kapitsa descubrió que el helio-4 casi no tiene viscosidad a temperaturas cercanas al cero absoluto, un fenómeno ahora llamado superfluidez. En 1972, los físicos estadounidenses Douglas D. Osheroff, David M. Lee y Robert C. Richardson observaron el mismo fenómeno con helio-3.

Características notables

Fases de gas y plasma

En la tabla periódica, el helio está a la cabeza de la serie de gases nobles en el grupo 18 (antiguo grupo 8A), y se coloca en el período 1, junto con el hidrógeno. A diferencia del hidrógeno, el helio es extremadamente inerte y es el miembro menos reactivo de los gases nobles. Como resultado, es monoatómico (consiste en átomos individuales de He) en prácticamente todas las condiciones.

Los puntos de ebullición y fusión del helio son los más bajos entre los elementos. Por esta razón, el helio existe como un gas, excepto en condiciones extremas. El helio gaseoso es incoloro, inodoro, insípido y no tóxico. Es menos soluble en agua que cualquier otro gas conocido, y su tasa de difusión a través de los sólidos es tres veces mayor que la del aire y alrededor del 65 por ciento de la del hidrógeno. El índice de refracción del helio (relación entre la velocidad de la luz en el helio y el vacío) está más cerca de la unidad que cualquier otro gas.

La conductividad térmica del helio (capacidad de conducir calor) es mayor que la de cualquier gas excepto el hidrógeno, y su calor específico (cantidad de energía requerida para elevar la temperatura de 1 kilogramo de helio en 1 K) es inusualmente alta. A temperaturas normales, el helio se calienta cuando se le permite expandirse libremente; pero por debajo de unos 40 K (Kelvin), se enfría durante la expansión libre. Una vez que se ha enfriado por debajo de esta temperatura, el helio se puede licuar mediante enfriamiento por expansión.

El helio es un aislante eléctrico a menos que esté ionizado. Al igual que con los otros gases nobles, tiene niveles de energía metaestables que le permiten permanecer ionizado en una descarga eléctrica cuando el voltaje se mantiene por debajo de su potencial de ionización (es decir, por debajo de la energía requerida para despojar al átomo He de un electrón).

El helio es químicamente no reactivo en todas las condiciones normales. Se necesitan condiciones extremas para crear el pequeño puñado de compuestos de helio, todos inestables a temperatura y presión estándar (0 ° C y 100 kilopascales de presión).

Por ejemplo, el helio puede formar compuestos inestables con tungsteno, yodo, flúor, azufre y fósforo cuando se somete a una descarga de incandescencia eléctrica, mediante bombardeo de electrones, o de otro modo es un plasma. HeNe, HgHe10, WHe2y los iones moleculares Él2+, Él2++HeH+y HeD+ han sido creados de esta manera. Esta técnica también ha permitido la producción de moléculas neutras.2 y HgHe.

En todo el universo, el helio se encuentra principalmente en un estado de plasma cuyas propiedades son bastante diferentes de las del helio molecular. Como plasma, los electrones y protones de helio no están unidos entre sí, lo que resulta en una conductividad eléctrica muy alta, incluso cuando el gas está solo parcialmente ionizado. Las partículas cargadas están altamente influenciadas por los campos magnéticos y eléctricos. Por ejemplo, en el viento solar junto con el hidrógeno ionizado, interactúan con la magnetosfera de la Tierra dando lugar al fenómeno de la aurora ("auroras boreales").

Fases sólidas y líquidas

A diferencia de cualquier otro elemento, el helio no se solidifica y permanece líquido hasta el cero absoluto (0 K) a presiones normales. El helio sólido requiere una temperatura de 1-1.5 K (aproximadamente −272 ° C o −457 ° F) y aproximadamente 26 atmósferas estándar (2.6 MPa) de presión. A menudo es difícil distinguir el helio sólido del líquido porque las dos fases tienen casi el mismo índice de refracción. La forma sólida es incolora y casi invisible; tiene una estructura cristalina con un punto de fusión agudo; y es altamente compresible, aproximadamente 50 veces más compresible que el agua.

El helio-4 (el isótopo más común de helio) tiene dos estados líquidos diferentes, helio I y helio II, dependiendo de la temperatura. El comportamiento de estos dos estados es importante para los investigadores que estudian la mecánica cuántica (particularmente el fenómeno de la superfluidez) y los que estudian la superconductividad y otras propiedades de la materia a temperaturas cercanas a 0 K.

Helio I estado

Por debajo de su punto de ebullición de 4.21 K y por encima de una temperatura de 2.1768 K (llamado "punto lambda" para helio), el isótopo de helio-4 existe en un estado líquido incoloro normal, llamado helio I. Al igual que otros líquidos criogénicos, el helio I hierve cuando se le agrega calor. También se contrae cuando su temperatura baja hasta que alcanza el punto lambda, cuando deja de hervir y se expande repentinamente. La tasa de expansión disminuye por debajo del punto lambda hasta que se alcanza aproximadamente 1 K; en ese punto, la expansión se detiene por completo y el helio I comienza a contraerse nuevamente.

El helio I tiene un índice de refracción similar a un gas de 1.026, lo que hace que su superficie sea tan difícil de ver que los flotadores de espuma de poliestireno a menudo se usan para mostrar dónde está la superficie. Este líquido incoloro tiene una viscosidad muy baja y una densidad un octavo de la del agua, que es solo un cuarto del valor esperado de la física clásica. Se necesita la mecánica cuántica para explicar esta propiedad. Por esta razón, ambos tipos de helio líquido se llaman fluidos cuánticos, lo que significa que muestran propiedades atómicas a escala macroscópica.

Estado de helio II

Debajo del punto lambda, el helio líquido comienza a exhibir características muy inusuales, en un estado llamado helio II. El helio II no se puede hervir porque tiene una alta conductividad térmica (alta capacidad de conducir calor). En cambio, cuando este líquido se calienta, se evapora directamente para formar gas.

Helium II "se arrastrará" a lo largo de las superficies para encontrar su propio nivel; después de un corto tiempo, los niveles en los dos contenedores se igualarán. La película Rollin también cubre el interior del contenedor más grande; Si no estuviera sellado, el helio II se arrastraría y escaparía.

El helio II es un superfluido, un estado cuántico-mecánico de la materia con propiedades extrañas. Por ejemplo, cuando fluye a través de capilares pares de 10-7 a 10-8 m ancho, no tiene viscosidad medible. Sin embargo, cuando se realizaron mediciones entre dos discos móviles, se observó una viscosidad comparable a la del helio gaseoso.

Helium II también exhibe un efecto de "arrastre". Cuando una superficie se extiende más allá del nivel de helio II, el helio II se mueve a lo largo de la superficie, aparentemente contra la fuerza de la gravedad. Helium II escapará de una embarcación que no está sellada arrastrándose por los costados hasta que alcance una región más cálida, donde se evapora. Se mueve en una película de 30 nm de grosor, independientemente del material de la superficie. Esta película se llama una "película Rollin", llamada así por B. V. Rollin, quien caracterizó por primera vez este rasgo. Como resultado de este comportamiento progresivo y la capacidad del helio II de filtrarse rápidamente a través de pequeñas aberturas, es muy difícil confinar el helio líquido. A menos que el contenedor esté cuidadosamente construido, el helio II se arrastrará a lo largo de las superficies y a través de las válvulas hasta llegar a un lugar más cálido y luego se evaporará.

En el efecto fuente, se construye una cámara que está conectada a un depósito de helio II por un disco sinterizado a través del cual el helio superfluido se escapa fácilmente pero a través del cual el helio no superfluido no puede pasar. Si el interior del recipiente se calienta, el helio superfluido cambia a helio no superfluido. El helio superfluido se filtra y aumenta la presión, causando que el líquido salga del recipiente.

La conductividad térmica del helio II es mayor que la de cualquier otra sustancia conocida, un millón de veces la del helio I y varios cientos de veces la del cobre. Esto se debe a que la conducción de calor se produce por un mecanismo mecánico cuántico excepcional. Cuando se introduce calor, se mueve a través del helio II en forma de ondas, a 20 metros por segundo a 1.8 K, en un fenómeno llamado segundo sonido.

El isótopo helio-3 también tiene una fase superfluida, pero solo a temperaturas mucho más bajas. Como resultado, se sabe menos acerca de tales propiedades del helio-3.

Isótopos

Aunque hay ocho isótopos conocidos de helio, solo el helio-3 y el helio-4 son estables. El núcleo de helio-3 contiene dos protones y un neutrón, mientras que el de helio-4 contiene dos protones y dos neutrones.

En la atmósfera de la Tierra, hay un átomo de He-3 por cada millón de He-4. Sin embargo, el helio es inusual porque su abundancia isotópica varía mucho según su origen. En el medio interestelar, la proporción de He-3 es aproximadamente cien veces mayor. Las rocas de la corteza terrestre tienen relaciones de isótopos que varían tanto como un factor de 10; Esto se utiliza en geología para estudiar el origen de tales rocas.

El isótopo más común, el helio-4, se produce en la Tierra por la desintegración alfa de elementos radiactivos más pesados; Las partículas alfa que emergen son núcleos totalmente ionizados de helio-4. El núcleo de helio-4, que consta de dos protones y dos neutrones, es inusualmente estable. Se formó en enormes cantidades durante la nucleosíntesis del Big Bang (anotado anteriormente).

Las mezclas iguales de helio-3 líquido y helio-4 por debajo de 0.8 K se separarán en dos fases inmiscibles (dos fases que no se mezclan) debido a su diferencia (en términos de estadísticas cuánticas). Los refrigeradores de dilución aprovechan la inmiscibilidad de estos dos isótopos para alcanzar temperaturas de unos pocos milikelvins.

Solo hay una pequeña cantidad de helio-3 en la Tierra, principalmente presente desde la formación de la Tierra, aunque parte cae a la Tierra atrapada en el polvo cósmico. También se producen trazas por la desintegración beta del tritio. En las estrellas, sin embargo, el helio-3 es más abundante, como producto de la fusión nuclear. El material extraplanetario, como el regolito lunar y de asteroides (material suelto que cubre roca sólida), tiene trazas de helio-3 al ser bombardeadas por los vientos solares.

Los diferentes procesos de formación de los dos isótopos estables de helio producen las diferentes abundancias de isótopos. Estas diferentes abundancias de isótopos pueden usarse para investigar el origen de las rocas y la composición del manto de la Tierra.

Es posible producir isótopos exóticos de helio que se descomponen rápidamente en otras sustancias. El isótopo de vida más corta es helio-5, con una vida media de 7.6 × 10−22 segundo. El helio-6 se descompone al emitir una partícula beta y tiene una vida media de 0.8 segundos. Helium-7 también emite una partícula beta, así como un rayo gamma. El helio-7 y el helio-8 son "hiperfragmentos" que se crean en ciertas reacciones nucleares.

Producción histórica y usos

Después de una operación de perforación petrolera en 1903 en Dexter, Kansas, que produjo un géiser de gas que no se quemaría, el geólogo del estado de Kansas, Erasmus Haworth, recolectó muestras del gas que se escapaba y las llevó de regreso a la Universidad de Kansas en Lawrence. Allí, con la ayuda de los químicos Hamilton Cady y David McFarland, descubrió que el gas contenía, por volumen, 72 por ciento de nitrógeno, 15 por ciento de metano (insuficiente para hacer que el gas sea combustible), 1 por ciento de hidrógeno y 12 por ciento de un gas no identificable .2 Con un análisis más detallado, Cady y McFarland descubrieron que 1.84 por ciento de la muestra de gas era helio.3 Lejos de ser un elemento raro, el helio estaba presente en grandes cantidades en las Grandes Llanuras de los Estados Unidos, disponibles para la extracción del gas natural.

Esto colocó a los Estados Unidos en una excelente posición para convertirse en el proveedor líder mundial de helio. Siguiendo una sugerencia de Sir Richard Threlfall, la Marina de los Estados Unidos patrocinó tres pequeñas plantas experimentales de producción de helio durante la Primera Guerra Mundial. El objetivo era suministrar globos de bombardeo con el gas de elevación no inflamable. En el programa se produjo un total de 200,000 pies cúbicos (5,700 m³) de 92 por ciento de helio, aunque solo se habían obtenido previamente unos pocos pies cúbicos (menos de 100 litros) de gas. Parte de este gas se usó en la primera aeronave llena de helio del mundo, el C-7 de la Marina de los EE. UU., Que voló su viaje inaugural desde Hampton Roads, Virginia, hasta Bolling Field en Washington, D.C., el 7 de diciembre de 1921.

Aunque el proceso de extracción, que utiliza licuefacción de gases a baja temperatura, no se desarrolló a tiempo para ser significativo durante la Primera Guerra Mundial, la producción continuó. El helio se usaba principalmente como gas de elevación en embarcaciones más ligeras que el aire. Este uso aumentó la demanda durante la Segunda Guerra Mundial, así como las demandas de soldadura por arco blindado. El helio también fue vital en el Proyecto Manhattan que produjo la bomba atómica.

En 1925, el gobierno de los Estados Unidos estableció la Reserva Nacional de Helio en Amarillo, Texas, con el objetivo de suministrar aeronaves militares en tiempo de guerra y aeronaves comerciales en tiempos de paz. El uso de helio después de la Segunda Guerra Mundial se redujo, pero la reserva se expandió en la década de 1950 para garantizar un suministro de helio líquido como refrigerante al crear combustible para cohetes de oxígeno / hidrógeno (entre otros usos) durante la Carrera espacial y la Guerra Fría. El uso de helio en los Estados Unidos en 1965 fue más de ocho veces el consumo máximo en tiempos de guerra.

Después de las "Enmiendas a las leyes de helio de 1960" (Ley Pública 86-777), la Oficina de Minas de los EE. UU. Organizó cinco plantas privadas para recuperar helio del gas natural. Para esto conservación de helio programa, la Oficina construyó una tubería de 425 millas desde Bushton, Kansas, para conectar esas plantas con el campo de gas Cliffside parcialmente agotado del gobierno cerca de Amarillo, Texas. Esta mezcla de helio y nitrógeno se inyectó y almacenó en el campo de gas Cliffside hasta que se necesitó, cuando luego se purificó más.

Para 1995, se habían recolectado mil millones de metros cúbicos de gas y la reserva tenía una deuda de US $ 1.400 millones, lo que llevó al Congreso de los Estados Unidos en 1996 a eliminar la reserva.4 La "Ley de Privatización de Helio de 1996" resultante (Ley Pública 104-273) ordenó al Departamento del Interior de los Estados Unidos que comenzara a liquidar la reserva para 2005.

El helio producido antes de 1945 era aproximadamente 98 por ciento puro (2 por ciento de nitrógeno), lo cual era adecuado para aeronaves. En 1945, se produjo una pequeña cantidad de 99.9 por ciento de helio para soldar. Para 1949, las cantidades comerciales de grado A 99.995 por ciento de helio estaban disponibles.

Durante muchos años, Estados Unidos produjo más del 90 por ciento de helio comercialmente utilizable en el mundo. A partir de 2004, se produjeron más de 140 millones de metros cúbicos de helio anualmente, con el 85 por ciento de la producción de los Estados Unidos, el 10 por ciento de Argelia y la mayor parte del resto de Rusia y Polonia. Las principales fuentes en el mundo son los pozos de gas natural en los estados estadounidenses de Texas, Oklahoma y Kansas.

Dado que el helio tiene un punto de ebullición más bajo que cualquier otro elemento, se puede extraer del gas natural licuando casi todos los demás elementos de la mezcla, a baja temperatura y alta presión. El gas de helio bruto resultante se purifica mediante exposiciones sucesivas a bajas temperaturas, por las cuales casi todo el nitrógeno restante y otros gases se precipitan fuera de la mezcla. El carbón activado se usa como una etapa de purificación final, que generalmente produce un 99.995 por ciento de helio puro. La impureza principal en tal helio es neón.

Aplicaciones actuales

Debido a su baja densidad, el helio es el gas elegido para llenar aeronaves como este dirigible no tripulado USGS.

El helio se usa para muchos propósitos que aprovechan sus propiedades únicas, como su bajo punto de ebullición, baja densidad, baja solubilidad, alta conductividad térmica e inercia. Algunos de estos usos se enumeran a continuación.

  • Como el helio es más ligero que el aire, las aeronaves y los globos se inflan con helio para levantarlo. En las aeronaves, se prefiere el helio sobre el hidrógeno, ya que no es inflamable y tiene un 92,64 por ciento del poder de elevación del hidrógeno.
  • Dada su inercia y baja solubilidad en agua, el helio es un componente de las mezclas de aire que se usan en los sistemas de respiración de aguas profundas para reducir el riesgo de alta presión de narcosis de nitrógeno, enfermedad por descompresión y toxicidad por oxígeno. Para estos sistemas de respiración, el helio puede mezclarse con (a) oxígeno y nitrógeno ("Trimix"), (b) oxígeno solo ("Heliox"), o (c) hidrógeno y oxígeno ("Hydreliox").
  • Los puntos extremadamente bajos de fusión y ebullición del helio lo hacen ideal para su uso como refrigerante en imágenes de resonancia magnética, imanes superconductores y criogénicos. El helio líquido se usa para producir superconductividad en algunos metales ordinarios (como el plomo), lo que permite un flujo completamente libre de electrones en el metal.
  • Debido a que el helio es inerte, se usa como gas protector en el crecimiento de cristales de silicio y germanio, en la producción de titanio y circonio, en la cromatografía de gases y en proporcionar una atmósfera adecuada para proteger documentos históricos. Su inercia también lo hace útil en túneles de viento supersónicos.
  • En base a su inercia y alta conductividad térmica, el helio se usa como refrigerante en algunos reactores nucleares (como los reactores de lecho de cantos rodados) y en la soldadura por arco.
  • En la cohetería, el helio se usa como medio ullamental para desplazar combustible y oxidantes en tanques de almacenamiento y para condensar hidrógeno y oxígeno para hacer combustible para cohetes. También se usa para purgar combustible y oxidante del equipo de apoyo en tierra antes del lanzamiento y para enfriar previamente el hidrógeno líquido en vehículos espaciales.
  • Debido a que se difunde a través de los sólidos a una velocidad tres veces mayor que la del aire, el helio es útil para detectar fugas en equipos de alto vacío y contenedores de alta presión.

Precauciones

La voz de una persona que ha inhalado helio temporalmente suena aguda, parecida a la de los personajes de dibujos animados Alvin y las ardillas (aunque sus voces fueron producidas cambiando el tono de las voces normales). Esto se debe a que la velocidad del sonido en helio es casi tres veces mayor que en el aire. Aunque este efecto puede ser divertido, puede ser peligroso si se hace en exceso, porque el helio desplaza el oxígeno necesario para la respiración normal. La inconsciencia, el daño cerebral e incluso la asfixia seguida de la muerte pueden provocar casos extremos. Además, el helio comercial típico puede contener contaminantes no saludables. Si el helio se inhala directamente de los cilindros presurizados, la alta tasa de flujo puede romper fatalmente el tejido pulmonar.

Aunque el helio neutro en condiciones estándar no es tóxico, una mezcla de alta presión de helio y oxígeno (Heliox) puede conducir al síndrome nervioso de alta presión. Una pequeña proporción de nitrógeno puede aliviar el problema.

Los envases de gas helio a 5 a 10 K deben tratarse como si tuvieran líquido en su interior. Esto se debe a los rápidos y grandes aumentos de presión y volumen que se producen cuando el gas helio a esa temperatura se calienta a temperatura ambiente.

Referencias

Las referencias específicas se indican mediante comentarios en la fuente del artículo.

  • La enciclopedia de los elementos químicos, editado por Cifford A. Hampel, entrada "Helium" de L. W. Brandt (Nueva York; Reinhold Book Corporation; 1968; páginas 256-267) Número de tarjeta del catálogo de la Biblioteca del Congreso: 68-29938
  • Emsley, John. Bloques de construcción de la naturaleza: una guía de la A a la Z para los elementos. Oxford: Oxford University Press, 2001. Páginas 175-179. ISBN 0-19-850340-7
  • Laboratorio Nacional de Los Alamos (LANL.gov): Tabla periódica, "Helio" (consultado el 10 de octubre de 2002; 25 de marzo de 2005; 31 de mayo de 2006)
  • Guía de los elementos: edición revisada, por Albert Stwertka (Nueva York; Oxford University Press; 1998; páginas 22-24) ISBN 0-19-512708-0
  • Los elementos: tercera edición, por John Emsley (Nueva York; Oxford University Press; 1998; páginas 94-95) ISBN 0-19-855818-X
  • United States Geological Survey (usgs.gov): Información sobre minerales para helio (PDF) (consultado el 31 de marzo de 2005; 31 de mayo de 2006)
  • Composición isotópica y abundancia de helio neutro interestelar basado en mediciones directas, Zastenker G.N. et al., 1, publicado en Astrophysics, abril de 2002, vol. 45, no. 2, págs. 131-142 (12) (consultado el 31 de mayo de 2006)
  • Propiedades dinámicas y termodinámicas del helio sólido en la aproximación reducida de todos los vecinos de la teoría fonónica autoconsistente, C. Malinowska-Adamska, P. Sŀoma, J. Tomaszewski, estado físico solidi (b), Volumen 240, Número 1, Páginas 55 - 67; Publicado en línea: 19 de septiembre de 2003 (consultado el 31 de mayo de 2006)
  • El modelo de dos fluidos de helio superfluido, S. Yuan, Yutopian Online (consultado el 4 de abril de 2005; 31 de mayo de 2006)
  • Tasas de película de Rollin en helio líquido, Henry A. Fairbank y C. T. Lane, Phys. Rev. 76, 1209-1211 (1949), del archivo en línea (consultado el 31 de mayo de 2006)
  • Introducción al helio líquido, en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA (consultado el 4 de abril de 2005)
  • Pruebas de vacío VS helio en un telescopio solarEngvold, O .; Dunn, R. B .; Smartt, R. N .; Livingston, W. C ... Óptica aplicada, vol. 22, 1 de enero de 1983, pág. 10-12. (resumen visto el 31 de mayo de 2006)
  • Bureau of Mines (1967). Anuario de minerales combustibles minerales Año 1965, Volumen II (1967). Imprenta del Gobierno de los EE. UU.
  • Helio: modelos fundamentales, Don L. Anderson, G. R. Foulger y Anders Meibom (consultado el 5 de abril de 2005; 31 de mayo de 2006)
  • Síndrome Nervioso de Alta Presión, Diving Medicine Online (consultado el 1 de junio de 2006)
Mesa
  • Nuclides and Isotopes Decimocuarta edición: Gráfico de los nucleidos, General Electric Company, 1989
  • WebElements.com y EnvironmentalChemistry.com según las pautas de WikipediaProject Elements de Wikipedia (consultado el 10 de octubre de 2002)

Notas

  • Nota 1: Emsley, Bloques de construcción de la naturaleza, pags. 177
  • Nota 2: Emsley, Bloques de construcción de la naturaleza, pags. 179
  • Nota 3: American Chemical Society (2004). El descubrimiento del helio en el gas natural URL accedido el 19/05/2006.
  • Nota 4: Emsley, Bloques de construcción de la naturaleza, pags. 179

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 14 de diciembre de 2017.

  • Elementos Web: Helio
  • Es elemental - helio
  • Fotos y aplicaciones de helio
  • Helio (en la Universidad Tecnológica de Helsinki; incluye diagramas de fase presión-temperatura para helio-3 y helio-4)

Pin
Send
Share
Send