Quiero saber todo

Augusto César

Pin
Send
Share
Send


Augusto (Latín: IMPERATOR CESAR DIVI FILIVS AVGVSTVS) (23 de septiembre de 63 a.E.C.- 14 E.C.), conocido como Cayo Julio César Octavio (en inglés, Octavio), durante el período de su vida anterior al 27 a.E.C., fue el primero y uno de los emperadores romanos más importantes.

Aunque conservó la forma externa de la República romana, gobernó como un autócrata durante más de 40 años y su gobierno es la línea divisoria entre la República y el Imperio Romano. Terminó un siglo de guerras civiles y le dio a Roma una era de paz, prosperidad y grandeza imperial, conocida como la Pax Romana, "Paz romana". Durante los próximos cuatrocientos años, Roma establecería municipios en Europa occidental y África del Norte, construiría carreteras, edificios públicos y construiría la infraestructura de gobierno que aún proporciona la base de los sistemas políticos modernos. Augusto estaba preocupado por la moral pública y promulgó legislación. Él era un gran creyente en lo que él consideraba "valores republicanos", como el trabajo duro, la disciplina, la obediencia, la piedad y la apreciación del arte y la cultura. Alentó el matrimonio, otorgó concesiones fiscales a las parejas con hijos, convirtió el adulterio en un delito y también restringió el lujo y la extravagancia. Él creía que la paz dependía de que los ciudadanos cumplieran fielmente sus deberes religiosos. Se convirtió en jefe del culto estatal. (pontifex maximus) así como la regla temporal. Aumentó la duración del mandato de los gobernadores provinciales porque esto demostró proporcionar más estabilidad. En toda Europa, muchas personas diferentes adquirieron un sentido de pertenencia al mismo mundo, regido por el mismo código moral y la ley romana. Este sentido de un hogar europeo común continuó informando el pensamiento europeo incluso en la Edad Media y aún hoy contribuye a la identidad europea. Cuando los fundadores de los Estados Unidos decidieron establecer la oficina del presidente, hablaron de inaugurar una "Edad de Augusto". Esto se refiere tanto a la paz de Augusto como al alto logro cultural de su época, cuando se le dedicaron muchos poemas y textos sobre temas como el patriotismo, el mundo de la naturaleza y la historia.

Durante su reinado, Virgilio Eneida fue completado, al igual que Horace Odas (Libros I-III), entre otras obras clásicas de importancia.

Vida temprana

Nació en Roma (o Velletri) el 23 de septiembre de 63 a.E.C., con el nombre Cayo Octavio. Su padre, también Cayo Octavio, provenía de una familia respetable pero no distinguida de la orden ecuestre y era gobernador de Macedonia. Poco después del nacimiento de Octavio, su padre le dio el apellido de Thurinus posiblemente para conmemorar la victoria macedonia en Thurii sobre una banda rebelde de esclavos. Su madre, Atia, era la sobrina de Cayo Julio César, que pronto sería el general y dictador más exitoso de Roma. Pasó sus primeros años en la casa de su abuelo cerca de Veletrae (Velletri moderna). En 58 a.E.C., cuando tenía cuatro años, su padre murió. Pasó la mayor parte de su infancia restante en la casa de su padrastro, Lucius Marcius Philippus.

En el año 51 a.E.C., cuando tenía once años, Octavio entregó la oración fúnebre para su abuela, Julia Caesaris (hermana de Julio César), la hermana mayor de César. Se puso el toga virilis a los quince años, y fue elegido para el Colegio de Pontífices. César solicitó que Octavio se uniera a su personal para su campaña en África, pero su madre protestó porque era demasiado joven. Al año siguiente (46 a.E.C.), ella consintió en que se uniera a César en Hispania, pero él cayó enfermo y no pudo viajar. Cuando se recuperó, navegó hacia el frente, pero naufragó. Después de desembarcar con un puñado de compañeros, cruzó un territorio hostil hasta el campamento de César, lo que impresionó considerablemente a su tío abuelo. César y Octavio regresaron a casa en el mismo carruaje, y César cambió en secreto su testamento.

Ascender al poder

Cuando Julio César fue asesinado en los idus de marzo (el 15) 44 a.E.C., Octavio estudiaba en Apolonia, Iliria. Cuando se leyó el testamento de César, reveló que, al no tener hijos legítimos, había adoptado a su sobrino nieto como su hijo y heredero principal. En virtud de su adopción, Octavio asumió el nombre. Cayo Julio César. La tradición romana dictaba que también añadiera el apellido. Octavio (Octavio) para indicar su familia biológica; sin embargo, no existe evidencia de que alguna vez haya usado ese nombre. Sin embargo, Mark Antony más tarde acusó que se había ganado su adopción por parte de César a través de favores sexuales. Vidas de los doce césares El escriba Suetonio describe la acusación de Antonio como calumnia política.1

Octavian reclutó una pequeña fuerza en Apollonia. Cruzando a Italia, reforzó sus fuerzas personales con los veteranos legionarios de César, reuniendo apoyo al enfatizar su condición de heredero de César. Con solo dieciocho años, sus rivales por el poder lo subestimaron constantemente.

En Roma, encontró a Marco Antonio y el Optimates dirigido por Marcus Tullius Cicero en una incómoda tregua. Después de un tenso enfrentamiento y una guerra en la Galia cisalpina después de que Antonio intentara tomar el control de la provincia de Decimus Junius Brutus Albinus, formó una alianza con Mark Antony y Marcus Aemilius Lepidus (un triunvirus), los principales colegas de César. Las tres juntas formadas llamaron Segundo Triunvirato, una concesión explícita de poderes especiales que duró cinco años y respaldada por la ley, a diferencia del Primer Triunvirato no oficial de Cneo Pompeyo Magnus, César y Marco Licinio Craso.2

Los triunviros pusieron en marcha proscripciones en las que 300 senadores y 2,000 de los Orden ecuestre o equites fueron privados de sus propiedades y, para aquellos que no pudieron escapar, sus vidas. Más allá de una simple purga de los aliados con los asesinos, los triunviros probablemente estaban motivados por la necesidad de recaudar dinero para pagar a sus tropas.3

Antony y Octavian marcharon contra Marcus Junius Brutus y Gaius Cassius, que habían huido hacia el este. Después de dos batallas en Filipos en Macedonia, el ejército cesariano salió victorioso y Bruto y Casio se suicidaron (42 a.E.C.). Después de la batalla, se hizo un nuevo acuerdo entre los miembros del Segundo Triunvirato: mientras Octavio regresó a Roma, Antonio fue a Egipto donde se alió con Cleopatra VII, el antiguo amante de Julio César y madre del hijo pequeño de César, Césarion. Lépido, ahora claramente marcado como un socio desigual, se estableció en la provincia de África.

Mientras estuvo en Egipto, Antonio tuvo una aventura con Cleopatra que resultó en el nacimiento de tres hijos, Alexander Helios, Cleopatra Selene (II) y Ptolemy Philadelphus. Antony luego dejó Cleopatra para hacer un matrimonio estratégico con la hermana de Octavian, Octavia Minor, en 40 a.E.C. Durante su matrimonio, Octavia dio a luz a dos hijas, ambas llamadas Antonia. En 37 a.E.C., Antonio abandonó Octavia y regresó a Egipto y Cleopatra. Los dominios romanos se dividieron entre Octavio en el oeste y Antonio en el este.

Antonio se ocupó en campañas militares en el Este y en un romance con Cleopatra; Octavio construyó una red de aliados en Roma, consolidó su poder y difundió propaganda que implicaba que Antonio se estaba volviendo menos romano debido a su preocupación por los asuntos y tradiciones egipcios. La situación se volvió cada vez más tensa y, finalmente, en el 32 a.E.C., el Senado declaró oficialmente la guerra a "la Reina Extranjera", para evitar el estigma de otra guerra civil. Se decidió rápidamente. En la bahía de Actium, en la costa occidental de Grecia, después de que los hombres de Antonio comenzaron a desertar, las flotas se encontraron en una gran batalla en la que ardieron muchos barcos y miles de ambos lados perdieron la vida. Octavio derrotó a sus rivales, que luego huyeron a Egipto. Los persiguió y, tras otra derrota, Antonio se suicidó. Cleopatra también se suicidó después de que su próximo papel en el Triunfo de Octavian le fue "explicado cuidadosamente", y Césarion fue "masacrado sin reparo". Octavio supuestamente dijo "dos Césares son uno demasiado" cuando ordenó la muerte de Césarion.4

Octavio se convierte en Augusto: la creación del Principado

¿Sabías?
Augusto César puso fin a un siglo de guerras civiles y le dio a Roma una era de paz, prosperidad y grandeza imperial, conocida como la Pax Romana, "paz romana"
Augusto como magistrado.

La mitad occidental del territorio de la República romana había jurado lealtad a Octavio antes de Actium en 31 a.E.C., y después de Actium y la derrota de Antonio y Cleopatra, la mitad oriental hizo lo mismo, colocando a Octavian en la posición de gobernante de la República. Años de guerra civil habían dejado a Roma en un estado casi sin ley, pero la República no estaba preparada para aceptar el control de Octavio como un déspota. Al mismo tiempo, Octavian no podía simplemente renunciar a su autoridad sin arriesgarse a más guerras civiles entre los generales romanos, e incluso si no deseaba ningún cargo de autoridad, su posición exigía que se preocupara por el bienestar de la ciudad y las provincias. . Al disolver sus fuerzas personales, Octavio celebró elecciones y asumió el cargo de cónsul; Como tal, aunque había renunciado a sus ejércitos personales, ahora estaba legalmente al mando de las legiones de Roma.

El primer asentamiento

En el 27 a.E.C., Octavio devolvió oficialmente el poder al Senado romano, y se ofreció a renunciar a su propia supremacía militar sobre Aegyptus.

Según se informa, la sugerencia de que Octavian renunciara como cónsul condujo a disturbios entre los plebeyos en Roma. Se llegó a un compromiso entre el Senado y los partidarios de Octavian, conocido como el Primer Acuerdo. Octavio recibió autoridad proconsular sobre la mitad occidental y Siria. Las provincias combinadas contenían casi el 70 por ciento de las legiones romanas.

El Senado también le dio los títulos. Augusto y Princeps. Augusto era un título de autoridad religiosa más que política. En la mentalidad de las creencias religiosas contemporáneas, habría simbolizado hábilmente un sello de autoridad sobre la humanidad que iba más allá de cualquier definición constitucional de su estatus. Además, después de los duros métodos empleados para consolidar su control, el cambio de nombre también serviría para separar su reinado benigno como Augusto del reinado del terror como Octavio. Princeps se traduce como "primer ciudadano" o "primer líder". Había sido un título bajo la República para aquellos que habían servido bien al estado. Por ejemplo, Pompeyo había tenido el título.

Además, y tal vez la innovación más peligrosa, el Senado romano otorgó a Augusto el derecho a usar la corona cívica de laurel y roble. Esta corona generalmente se sostenía sobre la cabeza de un general romano durante un triunfo romano, y el individuo que sostenía la corona se encargaba de repetir continuamente, "Recuerda, eres mortal", al general triunfante. El hecho de que Augustus no solo recibió esta corona sino que también se le otorgó el derecho de usarla sobre su cabeza es quizás la indicación más clara de la creación de una monarquía. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que ninguno de estos títulos, o la Corona Cívica, le otorgó a Octavian poderes o autoridad adicionales. Para todos los efectos, el nuevo Augusto era simplemente un ciudadano romano muy honrado, que tenía el consulado.

Estas acciones fueron muy anormales por parte del Senado romano, pero este no era el mismo cuerpo de patricios que había asesinado a César. Tanto Antonio como Octavio habían purgado al Senado de elementos sospechosos y lo habían plantado con sus partidarios leales. Se desconoce cuán libre tuvo el Senado en estas transacciones, y qué acuerdos internos se hicieron.

El segundo asentamiento

En 23 a.E.C., Augusto renunció al consulado, pero conservó su consular. imperium conduciendo a un segundo compromiso entre Augusto y el Senado, conocido como el Segundo Acuerdo. Augusto recibió el poder de una tribuna (tribunicia potestas), aunque no el título, lo que le permitió convocar al Senado y a la gente a voluntad y hacer negocios ante él, vetar las acciones de la Asamblea o del Senado, presidir las elecciones y el derecho a hablar primero en cualquier reunión. También se incluyeron en la autoridad tribuna de Augusto los poderes generalmente reservados para el censor romano. Estos incluían el derecho a supervisar la moral pública y examinar las leyes para garantizar que fueran de interés público, así como la capacidad de realizar un censo y determinar la membresía del Senado. Ningún Tribune de Roma había tenido estos poderes anteriormente, y no había ningún precedente dentro del sistema romano para combinar los poderes del Tribune y el Censor en una sola posición, ni Augustus fue elegido para el cargo de Censor. Si se otorgaron poderes de censura a Augusto como parte de su tribuno La autoridad, o simplemente asumió estas responsabilidades, sigue siendo un tema de debate.

Además de la autoridad del tribunal, a Augusto se le otorgó el derecho exclusivo. imperium dentro de la ciudad de Roma: todas las fuerzas armadas de la ciudad, antes bajo el control de los prefectos, ahora estaban bajo la única autoridad de Augusto. Además, se concedió a Augusto imperium proconsulare maius, o "imperio sobre todos los procónsules", que se tradujo en el derecho a interferir en cualquier provincia y anular las decisiones de cualquier gobernador. Con maius imperium, Augusto fue el único individuo capaz de recibir un triunfo, ya que aparentemente era el jefe de cada ejército romano.

Muchas de las sutilezas políticas del Segundo Acuerdo parecen haber evadido la comprensión de la clase plebeya. Cuando, en el año 22 a.E.C., Augusto no logró presentarse a las elecciones como cónsul, surgió nuevamente el temor de que el Senado aristocrático expulsara a Augusto, visto como el gran "defensor del pueblo". En 22, 21 y 20 a.E.C., la gente se amotinó en respuesta, y solo permitió que se eligiera un solo cónsul para cada uno de esos años, aparentemente para dejar el otro puesto abierto para Augusto. Finalmente, en 19 a.E.C., el Senado votó para permitir que Augusto usara las insignias del cónsul en público y ante el Senado, con un acto a veces conocido como el Tercer Acuerdo. Esto parece haber calmado a la población; Independientemente de si Augusto era o no un cónsul, la importancia era que aparecía como uno ante la gente.

Con estos poderes en mente, debe entenderse que todas las formas de poder permanente y legal dentro de Roma recaen oficialmente en el Senado y el pueblo; Augusto recibió poderes extraordinarios, pero solo como pronconsul y magistrado bajo la autoridad del Senado. Augustus nunca se presentó como un rey o un autócrata, una vez más solo se permitió ser abordado por el título princeps. Después de la muerte de Lépido en el año 13 a. De la E.C., también asumió el cargo de pontifex maximus, el sumo sacerdote del colegio de los pontífices, el puesto más importante en la religión romana.

Los emperadores romanos posteriores generalmente se limitarían a los poderes y títulos originalmente otorgados a Augusto, aunque a menudo, para mostrar humildad, los emperadores recién nombrados a menudo rechazarían uno o más de los honoríficos otorgados a Augusto. Con la misma frecuencia, a medida que avanzaba su reinado, los emperadores se apropiarían de todos los títulos, independientemente de si realmente habían sido otorgados por el Senado. La corona cívica, las insignias consulares y más tarde las túnicas moradas de un general triunfante. (toga picta) se convirtió en la insignia imperial en la era bizantina, e incluso fueron adoptadas por muchas tribus germánicas que invadieron el antiguo imperio occidental como insignias de su derecho a gobernar.

Muerte y sucesión

El control del poder de Augusto en todo el Imperio fue tan absoluto que le permitió nombrar a su sucesor, una costumbre que había sido abandonada y ridiculizada en Roma desde la fundación de la República. Al principio, los indicios apuntaban hacia el hijo de su hermana, Marcus Claudius Marcellus, que había estado casado con la hija de Augustus, Julia the Elder. Sin embargo, Marcelo murió de intoxicación alimentaria en 23 a.E.C. Los informes de historiadores posteriores de que este envenenamiento y otras muertes posteriores fueron causadas por la esposa de Augusto, Livia Drusilla, no son concluyentes en el mejor de los casos.

Después de la muerte de Marcelo, Augusto casó a su hija con su mano derecha, Marcus Vipsanius Agrippa. Esta unión produjo cinco hijos, tres hijos y dos hijas: Cayo César, Lucius César, Vipsania Julia, Agrippina the Elder y Postumus Agrippa, llamado así porque nació después de la muerte de Marcus Agrippa. La intención de Augusto de convertir a los dos primeros hijos en sus herederos fue evidente cuando los adoptó como sus propios hijos. Augusto también mostró favor a sus hijastros, los hijos de Livia de su primer matrimonio, Nerón Claudio Druso Germánico y Tiberio Claudio, después de haber conquistado una gran parte de Alemania.

Después de que Agripa murió en 12 a.E.C., el hijo de Livia, Tiberio, se divorció de su propia esposa y se casó con la viuda de Agripa. Tiberio compartió los poderes de tribuna de Augusto, pero poco después se retiró. Después de las muertes tempranas de Cayo y Lucio en 4 y 2 E.C. respectivamente, y la muerte anterior de su hermano Druso (9 a.E.C.), Tiberio fue llamado a Roma, donde fue adoptado por Augusto.

El 19 de agosto de 14 a.E.C., Augusto murió. Póstumo Agripa y Tiberio habían sido nombrados coherederos. Sin embargo, Postumus había sido desterrado y fue ejecutado casi al mismo tiempo. El que ordenó su muerte es desconocido, pero Tiberius tenía claro el camino para asumir los mismos poderes que tenía su padrastro.

Las últimas palabras famosas de Augustus a sus amigos fueron: "Ya que bien he jugado mi parte, todos aplauden y desde el escenario me despiden con aplausos", un final griego común para las comedias, que se refiere a la actuación teatral y real. autoridad que él había puesto como emperador. Murió besando a su esposa Livia, pronunciando estas últimas palabras: "Vive consciente de nuestro matrimonio, Livia y despedida".5

Legado

La famosa estatua de Augusto en la Prima Porta

Augusto fue deificado poco después de su muerte, y tanto su apellido prestado, César, como su título. Augusto se convirtieron en los títulos permanentes de los gobernantes de Roma durante los siguientes 400 años, y todavía estaban en uso en Constantinopla catorce siglos después de su muerte. En muchos idiomas César se convirtió en la palabra para "emperador", como en alemán (Emperador), en holandés (keizer)y en ruso (Zar). El culto al Divino Augusto continuó hasta que la religión estatal del Imperio se cambió al cristianismo en el siglo IV. En consecuencia, hay muchas estatuas y bustos excelentes del primero, y de alguna manera el más grande, de los emperadores. El mausoleo de Augusto originalmente contenía pilares de bronce inscritos con un registro de su vida, el Res Gestae Divi Augusti, que también se había diseminado por todo el imperio durante su vida.

Muchos consideran a Augusto como el mayor emperador de Roma; sus políticas ciertamente extendieron la vida del imperio e iniciaron la celebrada Pax Romana o Pax Augusta. Era guapo, inteligente, decisivo y un político astuto, pero quizás no era tan carismático como Julio César o Marco Antonio. Sin embargo, su legado resultó más duradero. Pasó mucho tiempo reorganizando el ejército y la administración. Organizó el ejército en 25 legiones, cada una de las cuales tenía 6,100 pies y 726 caballos y esto siguió siendo la fuerza del ejército durante 400 años. Cónsules y Tribunas todavía fueron elegidos. Él mismo vivía un estilo de vida modesto y parecía ansioso por ser visto al mismo nivel que sus súbditos o ciudadanos. No le gustaba el lujo y vestía el sencillo vestido de un senador ordinario. Estaba especialmente ansioso por restaurar la santidad del matrimonio.

Al mirar hacia atrás en el reinado de Augusto y su legado al mundo romano, su longevidad no debe pasarse por alto como un factor clave en su éxito. Como dice un historiador antiguo, las personas nacieron y alcanzaron la mediana edad sin conocer ninguna otra forma de gobierno que no sea el Principal. Si Augusto hubiera muerto antes (en 23 a.E.C., por ejemplo), las cosas podrían haber sido diferentes. El desgaste de las guerras civiles en la vieja oligarquía republicana y la longevidad de Augusto, por lo tanto, deben ser vistos como los principales factores contribuyentes en la transformación del estado romano en una monarquía de facto en estos años. La propia experiencia de Augusto, su paciencia, su tacto y su perspicacia política también jugaron su papel. Dirigió el futuro del imperio por muchos caminos duraderos, desde la existencia de un ejército profesional permanente estacionado en las fronteras o cerca de ellas, hasta el principio dinástico tan a menudo empleado en la sucesión imperial, hasta el embellecimiento de la capital a expensas del emperador.

El último legado de Augusto fue la paz y la prosperidad que el imperio disfrutó durante los siguientes dos siglos bajo el sistema que él inició. Su memoria estaba consagrada en el espíritu político de la era imperial como paradigma del buen emperador, y aunque cada emperador adoptó su nombre, César Augusto, solo un puñado, como Trajano, obtuvo una comparación genuina con él. Su reinado sentó las bases de un régimen que duraría 250 años.

César Augusto se menciona brevemente en el Nuevo Testamento en Lucas 2: 1. Como emperador en el momento del nacimiento de Cristo, puede ser visto como ordenado providencialmente para establecer un ambiente pacífico y próspero para la expansión mundial del reino de Cristo.

Mes

El mes de agosto (latín Augusto) lleva el nombre de Augusto; hasta su tiempo se llamaba Sextilis (el sexto mes del calendario romano). La tradición comúnmente repetida dice que agosto tiene 31 días porque Augusto quería que su mes coincidiera con la duración del mes de julio de Julio César, pero este es un invento del erudito del siglo XIII Johannes de Sacrobosco. De hecho, Sextilis tenía 31 días antes de cambiar su nombre, y no se eligió por su longitud (ver calendario juliano). Según Macrobio, Sextilis fue elegido porque fue en ese mes que Augusto fue elegido cónsul por primera vez, Egipto se convirtió en parte del imperio romano y las guerras civiles terminaron. Además, el octavo mes fue apropiado para alguien que anteriormente había sido llamado Octavian.6

Proyectos de construcción

Augusto se jactó de que "encontró el ladrillo de Roma y lo dejó de mármol". Aunque esto no se aplicaba a los barrios marginales de Subura, que todavía eran tan raquíticos y propensos al fuego como siempre, dejó una marca en la topografía monumental del centro y del Campus Martius, con el reloj de sol Ara Pacis usando un obelisco de Roma , el Templo de César, el Foro de Augusto con su Templo de Marte Ultor, y también otros proyectos alentados por él, como el Teatro de Balbo, la construcción del Panteón de Agripa o financiados por él en nombre de otros, a menudo relaciones, por ejemplo, el pórtico de Octavia, el teatro de Marcelo. Incluso su propio mausoleo fue construido antes de su muerte para alojar a miembros de su familia.

Augusto en la cultura popular

Augustus ocupó el puesto número 18 en "La lista de las 100 figuras más influyentes de la historia" de Michael H. Hart.

Televisión

  • Augustus fue interpretado por Roland Culver en la miniserie de la BBC de 1968, Los césares.
  • Augustus fue retratado en la famosa dramatización de la novela de Robert Graves de la BBC Yo Claudio por Brian bendecido. (1975)
  • Augustus fue retratado en la película Imperio: Augusto (parte de la serie de películas thw Imperium) de Peter O'Toole. (2003)
  • En la serie de televisión HBO, Roma (2005), Gaius Octavian es interpretado por Max Pirkis. Sin embargo, en la serie, se le conoce erróneamente como Octavio mientras que su nombre en ese momento habría sido Octavio.
  • Augustus fue retratado por Santiago Cabrera en una miniserie de ABC llamada Imperio (2005), que tuvo lugar después del asesinato de César.

Literatura

  • Augusto fue un personaje central en El hombre de arena # 30, "agosto".

Notas

  1. ^ Suetonio, Vidas de los 12 Césares: Augusto. Consultado el 22 de junio de 2008.
  2. ↑ H.H. Scullard, De los Gracchi a Nerón (Londres: Routledge, 2003, ISBN 0415025273), p. 163
  3. ↑ Scullard, pág. 164
  4. ↑ Robert Green Julio César (Londres: Franklin Watts, 1997, ISBN 0531158128), pág. 697.
  5. ↑ Suetonio, La vida de Augusto Las vidas de los césares. Consultado el 30 de septiembre de 2011.
  6. ↑ Macrobio, Saturnalia Volumen I: Libros 1-2. ed. y trans. Robert A. Kaster. (Biblioteca clásica de Loeb; edición bilingüe, 2011, ISBN 978-0674996496).

Referencias

  • Green, Robert. Julio César. Londres: Franklin Watts, 1997. ISBN 0531158128
  • Macrobio Saturnalia, Volumen I: Libros 1-2. Editado y traducido por Robert A. Kaster. Biblioteca clásica de Loeb; Edición bilingüe, 2011. ISBN 978-0674996496
  • Scullard, H.H. De los Gracchi a Nerón. Londres: Routledge, 2003. ISBN 0415025273
  • Suetonio, Cayo Tranquilo. Las vidas de los doce césares. BiblioLife, 2009. ISBN 978-0559102509

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 6 de diciembre de 2016.

  • La Res Gestae Divi Augusti (Las obras de Augusto, su propia cuenta: textos completos en latín y griego con traducción al inglés)
  • La biografía de Augusto de Suetonio, texto latino con traducción al inglés
  • Historia romana de Casio Dio: Libros 45‑56, traducción al inglés
  • La vida de Augusto por Nicolás de Damasco.
  • De Imperatoribus Romanis
  • Augusto César y la Pax Romana

Pin
Send
Share
Send