Pin
Send
Share
Send


El dios griego Hermes fue renombrado Mercurio por los romanos. Aquí Mercurio es representado por Hendrick Goltzius, 1611

En la mitología griega, Hermes (IPA: ˈhɚmiz, griego Ἑρμῆς IPA: hermɛːs) fue una deidad extraordinariamente multifacética, con numerosos roles y responsabilidades en todo el mundo divino y humano. Era simultáneamente el mensajero de los dioses, inventor del fuego,1 creador de recreación humana, instrumentos musicales (la siringe y la lira), eventos deportivos (muchos tipos de carreras y el deporte del boxeo), un patrón de ladrones (como se le atribuyó el robo del ganado de Apolo el día de su nacimiento), y un psicopomp (una escolta para las almas de los muertos) que ayudó a los muertos a encontrar su camino hacia la otra vida (el inframundo en los mitos griegos). En esta última capacidad, muchos mitos griegos representan a Hermes como el único dios además de Hades y Perséfone que podría entrar y salir del Inframundo sin obstáculos.

Hermes también era conocido como el dios olímpico de los límites y de los viajeros que los cruzaban, de pastores y pastores, de oradores e ingenios, de literatura y poetas, de atletas, de pesos y medidas, de invención, de comercio en general, y de la astucia de ladrones y mentirosos.2 El himno homérico a Hermes lo invoca como uno de "muchos turnos (polutropos), sutilmente astuto, un ladrón, un ganadero, un portador de sueños, un vigilante nocturno, un ladrón en las puertas, uno que pronto mostraría maravillosos hechos entre los dioses inmortales ".3

En la adaptación romana de la religión griega (ver interpretatio romana), Hermes fue identificado con el dios romano Mercurio, quien, aunque heredado de los etruscos, desarrolló muchas características similares, como ser el mecenas del comercio.4 Además, los mitógrafos y comparativistas modernos también han conectado a Hermes con los dioses embaucadores de otras culturas.

Etimología

El nombre Hermes ha sido pensado5 ser derivado de la palabra griega herma (ἕρμα), que denota un pilar cuadrado o rectangular con la cabeza de Hermes (generalmente con barba) adornando la parte superior del pilar y los genitales masculinos ithyphallic debajo. Sin embargo, debido a la certificación del dios en el panteón micénico, como Hermes Araoia ("Ram Hermes") en las inscripciones del Lineal B en Pylos y Mycenaean Knossos (Ventris y Chadwick), es más probable que la conexión se haya movido en sentido contrario, de las representaciones de deidades a pilares. A partir de la asociación posterior de estos mojones, que se usaron en Atenas para alejar el mal y para designar marcadores de carreteras y límites en toda Grecia, Hermes adquirió el patrocinio de los viajes por tierra.6

Dado su papel en el intercambio de información entre dominios (más típicamente como mensajero entre los reinos divino y mortal), la figura de Hermes se convirtió en una metáfora para la traducción. Como tal, el término griego clásico para un intérprete, cuya función principal es cerrar los límites entre extraños, es un hermeneus A través de este paso intermedio, Hermes también nos da el término filosófico moderno "hermenéutica", que adquiere un significado adicional cuando se recuerda la tendencia de Hermes, el tramposo consumado, a confundir u ocluir deliberadamente sus mensajes.7

Epítetos de Hermes

Hermes recibió muchos epítetos en la antigua Grecia que denota sus múltiples papeles. Los más importantes de estos epítetos se identifican a continuación:

  • Acacesio, "el dios que no puede ser herido, o que no duele"8
  • Agoraiosdel ágora9
  • Argeiphontes, Argus-Slayer, que recuerda la conclusión final de su encuentro con el gigante de muchos ojos Argus Panoptes10
  • Charidotes, dador de encanto
  • Cyllenius, nacido en el monte Cyllene
  • Diaktoros, el mensajero
  • Dolios, el intrigante
  • Enagonios, de los juegos (olímpicos)
  • Epimelius, guardián de los rebaños
  • Eriouniosportador de la suerte
  • Logios se refiere a la habilidad de Hermes como un orador, el dios de la elocuencia. Junto con Atenea, fue la representación divina estándar de la elocuencia en la Grecia clásica.11
  • Polygius, que significa "desconocido"
  • Psychopompos, transportador de almas12

Cuentas míticas

Si bien Hermes fue sin duda una deidad importante para los primeros griegos (como lo atestigua la prominencia de su culto), su presencia en los relatos míticos sobrevivientes es algo mínima. Aparte del relato chistoso y envuelto de su nacimiento descrito en el Himno homérico a Hermes, su presencia en otros cuentos míticos es tangencial o funcional (es decir, donde cumple el papel del mensajero para los otros olímpicos).

Nacimiento

Como con muchos de los olímpicos de segunda generación, Hermes fue el producto de una de las muchas citas extramaritales de Zeus. En este caso particular, el Dios del Cielo se enamoró de Maia, una "diosa tímida" que "evitó la compañía de los dioses benditos y vivió dentro de una cueva profunda y sombría".13 En esta montaña firme, el dios lujurioso se arrastraría, después de esperar a que su celosa esposa se durmiera. Entonces, eventualmente sucedió que Maia quedó embarazada y, nueve meses después, dio a luz al precoz Hermes.

El joven dios, que ya era sobrenaturalmente listo, pronto saltó de su cuna, donde se encontró con una tortuga encantada. Se dice que mató a la criatura, ahuecó la cavidad de su cuerpo y construyó la primera lira del mundo a partir de sus restos. Después de tocar una breve melodía, el ingenioso joven se dio cuenta de que lo que realmente quería era probar la carne, lo que lo llevó a aventurarse a salir de la cueva de su madre en busca de ganado para robar:

Mirando a través de los campos cercanos, el ojo de Hermes se posó en la preciada manada de su hermanastro, Apolo. Sin pensarlo dos veces, el dios impetuoso (y algo amoral) se coló en el pasto de su hermano y rápidamente se escapó con cincuenta cabezas de ganado (asegurándose de conducirlos hacia atrás, para confundir a los persuasivos). Una vez que su rendimiento ladrón se guardó con éxito, el glorioso Hermes fue apresuradamente a su cuna, envolviendo sus pañales alrededor de sus hombros como si fuera un bebé débil y yacía jugando con la cubierta alrededor de sus rodillas; pero en su mano izquierda mantuvo cerca su dulce lira. Pero Hermes no pasó desapercibido para su madre y su diosa, por lo que ella le dijo: “¡Cómo ahora, pícaro! ¿De dónde vuelves así de noche, que llevas la desvergüenza como prenda? Y ahora seguramente creo que el hijo de Leto pronto te sacará a la calle con cuerdas irrompibles alrededor de tus costillas, o vivirás la vida de un pícaro en las cañadas robando por momentos. Ve con tu padre, eres una gran preocupación para los hombres mortales y los dioses inmortales.14

Hermes respondió diciéndole que no requería sus palabras agudas y señaló que debería estar agradecida de que su ladrón pudiera mantenerlas. Finalmente (y lo más intrigante), la joven deidad también declaró que se creía debido al mismo respeto y acuerdo que se le otorgó a su hermano mayor, Apolo, y que si no lo lograba por los medios típicos, estaría dispuesto a robarlo:

Entonces Hermes le respondió con palabras astutas: “Madre, ¿por qué tratas de asustarme como un niño débil cuyo corazón conoce pocas palabras de culpa, un bebé temeroso que teme el regaño de su madre? No, pero intentaré cualquier plan que sea mejor, y así me alimentaré a ti y a ti continuamente. No nos contentaremos con permanecer aquí, como usted dice, solo de todos los dioses sin ofrendas y oraciones. 170 Es mejor vivir en comunión con los dioses inmortales continuamente, ricos, ricos y disfrutando de las reservas de grano, que sentarse siempre en una cueva sombría. Y, en lo que respecta al honor, yo también entraré en el rito que tiene Apolo. Si mi padre no me lo da, buscaré, y podré, ser un príncipe de los ladrones. Y si el hijo más glorioso de Leto me busca, creo que le ocurrirá otra pérdida mayor. Iré a Pytho para irrumpir en su gran casa y saquearé allí de espléndidos trípodes, calderos y oro, y mucho hierro brillante y mucha ropa; y lo verás si quieres.15

En la mañana, un Apolo enfurecido apareció en la entrada de la cueva, exigiendo hablar con quien había robado su ganado. Poco convencido por la pretensión de Hermes de ser un bebé inocente y sin engaños, el dios mayor arrebató al joven de su cuna y lo escoltó de regreso al Olimpo para recibir el juicio de Zeus. El Dios del Cielo, más divertido que nada por el acto de su joven hijo, simplemente le ordenó que devolviera el ganado a Apolo:

Pero Zeus se rió a carcajadas al ver bien a su malvado hijo 390 y negando astutamente la culpa del ganado. Y les ordenó a los dos que fueran de la misma opinión y buscaran el ganado, y guiara a Hermes para que liderara el camino y, sin travesuras de corazón, mostrara el lugar donde ahora había escondido al fuerte ganado. 395 Entonces el Hijo de Cronos inclinó la cabeza y Hermes lo obedeció; porque la voluntad de Zeus, que sostiene la égida, prevaleció fácilmente con él.16

Para resolver sus diferencias con Apolo, le ofreció al dios mayor la lira. Dada la conexión del Apolo con la música, no es de extrañar que este regalo fuera una ofrenda de paz adecuada. De hecho, Apolo estaba tan contento que hizo un juramento de paz y hermandad a la deidad más joven. Satisfecho de que sus dos hijos realmente habían hecho las paces, Zeus "ordenó que Hermes glorioso fuera señor de todas las aves de presagio y leones de ojos sombríos, y jabalíes con colmillos relucientes, 570 y perros y todas las bandadas que nutre la amplia tierra, y sobre todas las ovejas ”también que él solo debe ser el mensajero designado para Hades, quien, aunque no recibe ningún regalo, no le dará ningún premio".17

Otras cuentas míticas

Otros relatos míticos que rodean a Hermes lo ubican en un rol tangencial o funcional. Algunos ejemplos incluyen embarcarse en varias misiones sigilosas como engañar al rey Príamo a una reunión con Aquiles durante el Illiad,18 solicitando a Calypso el lanzamiento de Odysseus y dirigiendo al personaje titular a Hades en el Odisea,19 usando magia o trucos para matar al gigante Argus (en nombre de Zeus, que deseaba enamorarse de la ninfa que estaba protegiendo),20 y visitando el Prometeo atado, también en nombre de Zeus.21

Uniones sexuales y descendencia

A pesar de su lugar limitado en el corpus mítico sobreviviente, a Hermes se le atribuyó haber engendrado numerosos hijos, a través de relaciones tanto divinas como humanas. Algunos de estos descendientes incluyen:

  • Hermafrodito, un hijo inmortal de Hermes a través de Afrodita, que se convirtió en hermafrodita cuando los dioses literalmente le concedieron al ninfa el deseo de Salmacis de que nunca se separaran.
  • Príapo, otro hijo de la unión entre Hermes y Afrodita,22 era un dios fálico de la fertilidad.
  • Tyche, la diosa de la suerte, a veces se decía que era hija de Hermes y Afrodita.
  • Abderus, un joven humano, era un hijo de Hermes que fue devorado por las Yeguas de Diomedes.
  • Autolycus, el Príncipe de los ladrones, era hijo de Hermes y abuelo de Odiseo.
  • Pan, el dios sátiro de los "pastos y la fertilidad".23

Culto

Herm pilar de Hermes. Los atributos que significan Hermes incluyen el gorro alado y su rostro juvenil.

Hermes, aunque nunca fue una deidad central, fue un elemento fijo en la religión cultista de los griegos clásicos. La mayoría de los templos griegos mantenían al menos un altar donde los devotos podían hacerle sacrificios.24 Sin embargo, nunca surgió ningún culto estatal a la deidad (al menos en el contexto de una red de templos y observancias de culto prescritas), probablemente porque la mayoría de sus adoradores primarios eran pastores rurales, que no estaban fuertemente conectados a procesos centralizados de religión y política. . Como Mikalson señala, "escuchamos poco de Hermes y Pan en zonas agrícolas y urbanas ... Atenas, pero son prominentes en las zonas más montañosas de Grecia, como Arcadia, su tierra natal en el Peloponeso. La naturaleza rural y nómada del pastoreo y los pastores puede explicar parcialmente por qué los atenienses no establecieron un culto estatal centralizado para reconocer esta función de esas deidades ".25 Aunque los altares dedicados a Hermes existían en toda Grecia, un centro importante de su culto fue en Pheneos en Arcadia, donde se llamaban festivales en su honor. Hermoea. Además, las referencias dispersas sugieren que estas celebraciones fueron, de hecho, "bastante comunes en Grecia", aunque poseemos muy poca información sobre las actividades que realmente las constituyeron.26 Finalmente, se han encontrado muchas dedicaciones de graffito a Hermes en el Ágora ateniense, de acuerdo con su epíteto de Agoraios y su papel como mecenas del comercio.927 Por lo tanto, a pesar de la falta de un culto organizado en el templo en los principales centros, Hermes, tanto por su accesibilidad como por sus múltiples áreas de mecenazgo, seguía siendo una parte notable de la imaginación religiosa del pueblo helénico.

Sin embargo, el papel más destacado de Hermes (en el sentido de culto) fue como el dios de las fronteras, los límites y los viajeros. Como resultado, las carreteras en las ciudades y los campos se poblaron generosamente con artefactos de piedra llamados herms, que representaba a Hermes y su falo erecto. Se pensó que los herms proporcionaban protección y protección a los viajeros peligrosos o extranjeros (como se discute a continuación).

Hermai / Herms

En la muy antigua Grecia, Hermes era un dios fálico de las fronteras. Su nombre, en la forma herma se aplicó a una pila de piedras al costado del camino; a lo que cada viajero que pasa agregaba una piedra (para asegurar la buena fortuna en tránsito). En el siglo VI a.E.C., Hipparchos, el hijo de Pisistrato, reemplazó los mojones que marcaban el punto medio entre cada aldea. deme en la central ágora de Atenas con un pilar cuadrado o rectangular de piedra o bronce coronado por un busto de Hermes con barba. Un falo erecto se levantó de la base. En las más arcaicas montañas Kyllini o Cyllenian, la piedra de pie o el pilar de madera era simplemente un falo tallado. En Atenas, se colocaron herms fuera de las casas para la buena suerte. Según lo descrito por Farnell, los objetos de culto presentan "la cabeza barbuda de Hermes sobre un eje de cuatro cuadrados, en el centro del cual está tallado un falo, como la marca de su poder fertilizante inicialmente, pero más tarde también como un 'apotropaion' destinado para alejar el mal de ojo ".28 Estas herms se entendió que cumplían dos funciones relacionadas. Dentro de las casas y otros edificios, se pensaba que repelen la influencia malévola de los fantasmas y espíritus (probablemente debido al papel del dios como psicopompa), cuando se coloca afuera, la presencia simbólica de la deidad "santifica los derechos del público como de propiedad privada, estableciendo un tabú que asegura el lugar de la violación".29

La seriedad mortal que atendió a estos objetos de culto se evidencia por la evidencia literaria y arqueológica de la época. En un caso particularmente notable, una secta anarquista hizo un esfuerzo coordinado para profanar todos los herms en Atenas la noche antes de que la flota ateniense zarpara hacia Siracusa, durante la Guerra del Peloponeso (415 a.E.C.). Cuando la ciudad despertó, la población se sorprendió y se horrorizó al ver esta devastación sumamente impía, ya que se vio que arrojaba una nube oscura sobre la fortuna de la expedición propuesta y, en el contexto más amplio, sobre el destino de la ciudad misma. Como señala Price, "la lógica de esta ansiedad, que ha preocupado a algunos académicos, es perfectamente clara. La conexión de la religión y la política era tan cercana que atacar a uno automáticamente era perjudicar al otro".30

Iconografía de Hermes

Originalmente, Hermes fue representado como un dios fálico, barbudo y mayor, pero en el siglo VI a.E.C., el Hermes tradicional fue reimaginado como un joven atlético. Las estatuas del nuevo tipo de Hermes se encontraban en estadios y gimnasios en toda Grecia. El dios mensajero generalmente se representaba con un sombrero de viajero de ala ancha o una gorra alada. (petasus)con sandalias aladas (talaria)y llevando el bastón de su heraldo del Cercano Oriente, ya sea un caduceo (que se entrelaza copulando serpientes) o un kerykeion (que se remata con un símbolo similar al símbolo astrológico de Tauro el toro). Hermes vestía las prendas de un viajero, trabajador o pastor. Estaba representado por carteras o bolsos, gallos y tortugas. Cuando se lo representaba como Hermes Logios, él era el símbolo divino de la elocuencia, generalmente se muestra hablando con un brazo levantado para enfatizar.

Notas

  1. ↑ En el himno homérico, "después de alimentar al ruidoso ganado ... recolectó mucha madera y buscó la nave de fuego. Tomó una espléndida rama de laurel, la agarró de la palma y la hizo girar en madera de granada" (líneas 105, 108-10).
  2. ^ W. Burkert, "Hermes" Religión griega Enciclopedia Mythica. Ubicado en la Sección III.2.8 de la Enciclopedia Mythica Online. 1985. Consultado el 4 de octubre de 2006.
  3. Himno a Hermes 13. La traducción de Hugh G. Evelyn-Waugh está disponible en línea en The Perseus Digital Library (consultado el 17 de mayo de 2007). La palabra polutropos ("de muchos cambios, giros de muchas maneras, de muchos dispositivos, ingenioso o mucho errante") también se utiliza para describir a Odiseo en la primera línea del Odisea.
  4. ↑ Rose, 149.
  5. ↑ K.O. Müller Handbuch der Archäologie 1848.
  6. ↑ Ver Ron Leadbetter, "Hermes", en la Enciclopedia Mythica (consultado el 17 de mayo de 2007).
  7. ^ Richard E. Palmer, "La liminalidad de Hermes y el significado de la hermenéutica" Actas de la sociedad heracliteana: un informe trimestral sobre filosofía y crítica de las artes y las cienciasVol. 5, 4-11. 1980. También accesible en línea en: el sitio web personal de Richard E. Palmer (Consultado el 17 de mayo de 2007).
  8. ^ Theoi.com. Sin embargo, esta fuente también señala que este término podría estar relacionado con el patrocinio del joven dios Acaco del rey Acadio.
  9. 9.0 9.1 Mabel Lang. Graffiti en el ágora ateniense, Rvdo. ed., Excavations of the Athenian Agora, American School of Classical Studies at Athens, página 7. 1988.
  10. ↑ Ver, por ejemplo, Powell, 196.
  11. ↑ El Himno homérico a Hermes (probablemente el siglo VI a.E.C.) describe a Hermes haciendo un discurso exitoso desde la cuna para defenderse del cargo (verdadero) de robo de ganado.
  12. ↑ Para una cobertura detallada de los muchos epítetos de Hermes, vea Apostolos Athanassakis, "Del mojón fálico al Dios Pastor y el Heraldo Divino". Eranos: Acta Philologica Suecana, (Vol. 87) 33-49. 1989; Elizabeth S. Greene, "Revisando la ilegitimidad: el uso de epítetos en el himno homérico a Hermes" Trimestral clásico, (Vol. 55) Número 2, 343-349. 2005. También visite theoi.com para obtener una lista completa de los epítetos de la deidad (incluidas las traducciones y los orígenes poéticos) (consultado el 17 de mayo de 2007).
  13. El himno homérico a Hermes (4.1) Accedido en línea en The Perseus Project (consultado el 17 de mayo de 2007).
  14. El himno homérico a Hermes (4.145-162). Accedido en línea en The Perseus Project (consultado el 17 de mayo de 2007).
  15. El himno homérico a Hermes (4.165-182). Accedido en línea en The Perseus Project (consultado el 17 de mayo de 2007).
  16. El himno homérico a Hermes (4.387-395). Accedido en línea en The Perseus Project (consultado el 17 de mayo de 2007).
  17. El himno homérico a Hermes (4.568-574). Accedido en línea en The Perseus Project (consultado el 17 de mayo de 2007). Ver también Powell, 195-207; Gantz, 106.
  18. ↑ Gantz, 106-107.
  19. ↑ Gantz, 108-109.
  20. ↑ Powell, 373.
  21. ↑ Como se describe en la obra Esquilo Prometeo atado.
  22. ↑ Sin embargo, alguna fuente sugiere que Dioniso era el padre de este dios. Powell, 153.
  23. ↑ Powell, 208.
  24. ↑ Pausanias 5.14.4-10, abreviado y parafraseado por Mikalson, 118-119.
  25. ↑ Mikalson, 163.
  26. ↑ Farnell (Vol.5), 31.
  27. ↑ Como se señaló en theoi.com, "esta fue una extensión natural de su papel como dios de la cría de animales, ya que el ganado, las ovejas, las cabras y sus subproductos fueron llevados al mercado para venderlos.
  28. ↑ Farnell (Vol.5), 32.
  29. ↑ Farnell (Vol. 5), 18-20).
  30. ↑ Precio, 83.

Referencias

  • Apolodoro Dioses y héroes de los griegos. Traducido y con una Introducción y Notas de Michael Simpson. Amherst, MA: University of Massachusetts Press, 1977. ISBN 0-87023-205-3.
  • Burkert, Walter. Religión griega: arcaica y clásica. Traducido por John Raffan. Oxford: Blackwell, 1985. ISBN 0631112413.
  • Gantz, Timothy. Mito griego temprano: una guía de fuentes literarias y artísticas. Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1993. ISBN 080184410X.
  • "El himno homérico a Hermes" en Los Himnos Homéricos y Homerica. Traducido por Hugh G. Evelyn-White. Cambridge, MA: Harvard University Press; Londres, William Heinemann Ltd. 1914. ISBN 0674990633.
  • Kerényi, Karl. Hermes, guía de almas. Traducido del alemán por Murray Stein. Woodstock, CN: Spring Publications, 1996. ISBN 0882142240.
  • Mikalson, Jon D. Religión Griega Antigua. Oxford: Blackwell Publishing, 2005. ISBN 0631232230.
  • Nilsson, Martin P. Religión Popular Griega. Nueva York: Columbia University Press, 1940. También accesible en línea en sacred-texts.com.
  • Powell, Barry B. Mito clásico (Segunda edicion). Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall, 1998. ISBN 0-13-716714-8.
  • Price, Simon. Religiones de los antiguos griegos. Cambridge: Cambridge University Press, 1999. ISBN 0-521-38867-8.
  • Rose, H. J. Un manual de mitología griega. Nueva York: E. P. Dutton & Co., 1959. ISBN 0-525-47041-7.
  • Ruck, Carl A.P. y Daniel Staples. El mundo del mito clásico. Durham, NC: Carolina Academic Press, 1994. ISBN 0-89089-575-9.
  • Ventris, Michael y John Chadwick. Documentos en griego micénico. (Segunda edición) Cambridge, UP. 1974. ISBN 0-521-08558-6.

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 22 de diciembre de 2017.

  • Proyecto Theoi, historias de Hermes de fuentes originales e imágenes del arte clásico.
  • Culto y estatuas de Hermes
  • Ventris y Chadwick: Dioses encontrados en Grecia micénica: una tabla elaborada por Michael Ventris y John Chadwick, Documentos en griego micénico.

Ver el vídeo: El MITO de HERMES, MENSAJERO de los dioses. MITOLOGÍA GRIEGA. Sello Arcano (Diciembre 2020).

Pin
Send
Share
Send