Pin
Send
Share
Send


Blaise Pascal creía que los argumentos directos sobre la existencia de Dios eran inútiles, por lo que argumentó que la práctica religiosa era una buena idea.

En teología cristiana, fideismo Es la posición de que la razón es irrelevante para la fe religiosa. El fideísmo puede ser tanto una respuesta a argumentos antirreligiosos como un contrapeso a argumentos demasiado cerebrales y filosóficos sobre la religión. Varias figuras prominentes han sido fideistas como Blaise Pascal (1623-1662) y Søren Kierkegaard (1813-1855). Ocasionalmente, la palabra "fideísmo" se ha utilizado para referirse a la creencia protestante de que los cristianos son salvos solo por la fe. (sola fide), que a veces se llama solifidianismo El fideísmo enfatiza la importancia de la fe sobre la razón para entender a Dios y vivir de acuerdo con la palabra de Dios.

La "justificación" del fideísmo

A pesar de que el fideismo es crítico con la razón, hay, irónicamente, varios argumentos racionales hechos a favor del fideismo. El fideista afirma que la razón no puede lograr ciertos tipos de verdad, que en su lugar deben ser aceptados solo por la fe. El filósofo Alvin Plantinga define el "fideísmo" como "la dependencia exclusiva o básica de la fe sola, acompañada de un consiguiente menosprecio de la razón y utilizada especialmente en la búsqueda de la verdad filosófica o religiosa" 2. La definición de Plantinga podría revisarse para decir que lo que el los objetos fideístas no son tanto una "razón" per se, parece excesivo llamar a Blaise Pascal antirracional, pero evidencialismo: la noción de que no se debe sostener ninguna creencia a menos que esté respaldada por evidencia.

Específicamente, el fideísmo enseña que los argumentos racionales o científicos para la existencia de Dios son falaces e irrelevantes, y no tienen nada que ver con la verdad de la teología cristiana. Su argumento en esencia es:

  • Mucha teología cristiana enseña que las personas se salvan por la fe en Dios (es decir, la confianza en lo empíricamente no demostrable).
  • Pero, si la existencia de Dios puede ser probado, ya sea empírica o lógicamente, hasta ese punto, la fe se vuelve innecesaria o irrelevante.
  • Por lo tanto, si la teología cristiana es verdadera, no es posible una prueba inmediata de la existencia de Dios.

Los fideistas cristianos a menudo sostienen que las facultades racionales humanas no son confiables, porque toda la naturaleza humana ha sido corrompida por el pecado y, como tal, las conclusiones a las que llega la razón humana no son confiables: las verdades afirmadas por la revelación divina deben creerse incluso si no encuentran Apoyo en la razón humana. Las religiones fundadas en la revelación llaman a sus fieles a creer en una deidad trascendente, incluso si los creyentes no pueden comprender completamente el objeto de su fe.

Fideismo en el cristianismo

El fideísmo tiene una larga historia en el cristianismo, y a menudo se basa en una interpretación de ciertos pasajes bíblicos. Por ejemplo, según el Nuevo Testamento, Pablo declara:

Ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo no conocía a Dios a través de la sabiduría, agradó a Dios a través de la locura de lo que predicamos para salvar a los que creen ... Porque la necedad de Dios es más sabia que (la sabiduría de) los hombres. (1 Corintios 1:21, 25)

El contraste de la locura del Evangelio con la sabiduría terrenal de Pablo puede relacionarse con una declaración que Jesús mismo hizo, registrada en Lucas 10:21:

Te agradezco, Padre, Señor del cielo y de la tierra, que hayas ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y las hayas revelado a los niños pequeños; sí, padre, porque tal fue tu voluntad de gracia (ESV).

Tertuliano y fideísmo

La declaración "Credo quia absurdum" ("Creo que es absurdo"), a menudo atribuida a Tertuliano, a veces se cita como un ejemplo de fideísmo en los Padres de la Iglesia, pero parece ser una cita errónea de Tertuliano. De carne christi1 Lo que en realidad dice en DCC 5 es "... el Hijo de Dios murió; es para creerlo, porque es absurdo".

Esto puede ser una declaración de una posición fideísta, pero también es posible, y se vuelve algo plausible por el contexto, que Tertuliano simplemente estaba participando en una exageración irónica.

Blaise Pascal y el fideísmo

La apuesta de Pascal asume una forma más sofisticada de fideísmo. Blaise Pascal invita al escéptico a ver la fe en Dios como una opción gratuita que conlleva una recompensa potencial. No intenta argumentar que Dios sí existe, solo que podría ser valioso suponer que es verdad. En su Pensées, Pascal escribe:

Entonces, ¿quién culpará a los cristianos por no poder dar razones de sus creencias, ya que profesan creer en una religión que no pueden explicar? Declaran, cuando lo exponen al mundo, que es una tontería, stultitiam; y luego te quejas porque no lo prueban! Si lo demostraran, no cumplirían su palabra; Es a través de su falta de pruebas que muestran que no les falta sentido (Pensées, no. 201).

Pascal además cuestiona las diversas pruebas propuestas de la existencia de Dios como irrelevantes. Incluso si las pruebas que ofrecen son válidas, los seres que proponen demostrar no son congruentes con la deidad adorada por las religiones históricas: "El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, ¡no el dios de los filósofos!" La actitud de Pascal tiene algo en común con otro destacado escritor católico de su época, Michel de Montaigne, quien en su Ensayos muestra cierta simpatía con escepticismo.

Hamann y el fideísmo

Considerado como el padre del irracionalismo moderno, Johann Georg Hamann (1730-1788) promovió una visión que elevaba la fe sola como la única guía para la conducta humana. Utilizando el trabajo de David Hume (1711-1776), argumentó que todo lo que la gente hace se basa en última instancia en la fe. Sin fe (porque nunca se puede probar) en la existencia de un mundo externo, los asuntos humanos no podrían continuar, por lo tanto, argumentó, todo razonamiento proviene de esta fe: es fundamental para la condición humana. Por lo tanto, todos los intentos de basar la creencia en Dios usando la razón son en vano. Ataca virulentamente sistemas como el espinozismo que intentan confinar lo que siente es la infinita majestad de Dios en una creación humana finita. Solo hay un camino hacia Dios, el de una fe infantil, no la razón.

Kierkegaard y el fideísmo

La estatua de Søren Kierkegaard en Copenhague.

La posición del fideísmo de que la existencia de Dios no puede conocerse con certeza, y que la decisión de aceptar la fe no se basa ni necesita justificación racional, puede encontrarse en los escritos de Søren Kierkegaard (1813-1855) y sus seguidores en el existencialismo cristiano. Muchas de las obras de Kierkegaard, incluidas Miedo y temblor fueron publicados bajo seudónimos; pueden representar el trabajo de autores ficticios cuyas opiniones corresponden a posiciones hipotéticas, no necesariamente las del propio Kierkegaard.

En Miedo y temblor Kierkegaard se centró en la voluntad de Abraham de sacrificar a Isaac. Los apóstoles del Nuevo Testamento argumentaron repetidamente que el acto de Abraham fue una admirable muestra de fe. A los ojos de un no creyente, sin embargo, necesariamente debe haber parecido un intento de asesinato injustificable, quizás el fruto de un engaño loco. Kierkegaard utilizó este ejemplo para centrar la atención en el problema de la fe en general.

Fideismo y apologética presuposicional

La apologética presuposicional es un sistema cristiano de apologética asociado con el calvinismo; intenta distinguirse del fideismo, aunque algunos pueden encontrar la diferencia difícil de alcanzar. Sostiene que todo pensamiento humano debe comenzar con la proposición de que la revelación contenida en la Biblia es axiomática, más bien trascendentalmente necesaria, de lo contrario, uno no podría dar sentido a ninguna experiencia humana. Los apologistas presupuestarios creen que todas las personas realmente creen en Dios, lo admitan o lo nieguen.

Según el apologista presuposicional, la determinación de la verdad de las declaraciones religiosas no puede determinarse directamente recurriendo a las reglas que rigen las declaraciones lógicas o científicas, solo indirectamente, mediante un argumento trascendental, donde la verdad de las declaraciones se ve como la condición necesaria de la verdad de esas mismas reglas (y todas las demás pruebas y razonamientos). Immanuel Kant, P. F. Strawson, Moltke Gram, T. E. Wilkerson, Anthony C. Grayling, Michael Dummett y Jaakko Hintikka, entre otros, han discutido formas trascendentales de pensamiento en la literatura filosófica reciente. La apologética presuposicional podría verse como más estrechamente aliada con el fundacionalismo que con el fideismo, aunque crítica con ambos.

El fideísmo en el islam

Aunque el fideismo se debate más comúnmente en el cristianismo, otras religiones reveladas también lo han debatido. En el Islam, el teólogo Al-Ghazali (1058-1111) adopta una posición similar al fideísmo de Tertuliano en su Talafut al-falasafa, la "incoherencia de los filósofos". Cuando las pretensiones de razón entran en conflicto con la revelación, él argumenta que la razón debe ceder ante la revelación. La posición de Ghazali de la autoridad absoluta y la finalidad de la revelación divina se convirtió en el estándar de la exégesis musulmana ortodoxa. Sin embargo, su posición provocó una réplica de Averroes, que a su vez tuvo un impacto en el pensamiento tomista y otros cristianos medievales.

Teologías opuestas al fideísmo

Fideismo rechazado por la Iglesia Católica Romana

Algunas teologías, sin embargo, rechazan fuertemente el fideismo. los Catecismo de la Iglesia Católica, representando el gran respeto del catolicismo romano por el tomismo, las enseñanzas de Tomás de Aquino (1224-1274) afirman que es una doctrina del catolicismo romano que la existencia de Dios puede demostrarse por la razón. El racionalismo de Aquino tiene profundas raíces en el cristianismo occidental: se remonta a la observación de San Agustín de que el papel de la razón era explicar la fe de manera más completa: fides quærens intellectum, "la fe que busca la comprensión" es su fórmula.

La posición oficial del catolicismo romano es que, si bien la existencia de un solo Dios puede demostrarse de hecho por la razón, las personas pueden ser engañadas por su naturaleza pecaminosa para negar las afirmaciones de la razón que demuestran la existencia de Dios. El juramento antimodernista promulgado por el papa Pío X exigió a los católicos romanos que afirmaran que:

Dios, el origen y el fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón del mundo creado (cf. Rom. 1:20), es decir, de las obras visibles de la creación, como una causa de su efectos, y que, por lo tanto, su existencia también se puede demostrar ...

Encíclica del papa Juan Pablo II Fides et Ratio (Fe y razón) 15 de septiembre de 1998 2También afirma que la existencia de Dios es de hecho demostrable por la razón, y que los intentos de sugerir lo contrario son el resultado del pecado. Allí, Juan Pablo II advirtió contra "un resurgimiento del fideismo, que no reconoce la importancia del conocimiento racional y el discurso filosófico para la comprensión de la fe, de hecho, por la posibilidad misma de creer en Dios".

Históricamente, ha habido una serie de tensiones fideistas dentro del catolicismo romano. El tradicionalismo católico, ejemplificado en el siglo XIX por Joseph de Maistre, enfatizaba la fe en la tradición como el medio de la revelación divina. Argumentó que las afirmaciones de la razón son polémicas porque varias personas han discutido racionalmente por varias cosas contradictorias. Por lo tanto, el curso más seguro es mantenerse fiel a la fe que se ha preservado a través de la tradición y resolver aceptar lo que la iglesia ha enseñado históricamente. En su ensayo Du pape ("Sobre el Papa"), de Maistre argumentó que era históricamente inevitable que todas las iglesias protestantes eventualmente buscarían la reunificación y el refugio en la Iglesia Católica Romana porque la ciencia era la mayor amenaza que amenazaba a toda fe religiosa.

Conclusión

El impulso fideista de colocar la fe sobre la razón es comprensible a la luz del surgimiento del deísmo, así como los desafíos científicos modernos a la fe planteados desde la Ilustración. Pero las perspectivas unilaterales y mutuamente excluyentes obstruyen el desarrollo de una experiencia religiosa sana y equilibrada en la vida humana. La facultad de la razón es también un don de Dios, para ser usado para el mejoramiento humano.

Sin embargo, elevar la fe en Dios por encima de la razón humana es a menudo un paso necesario para restaurar una relación con Dios para los humanos cuya condición ha sido corrompida por el pecado, porque el pecado puede afectar incluso los sutiles postulados y la dirección de la razón humana misma. Muchos creyentes encuentran una demanda irracional en algún momento de su camino de fe, como la petición de Dios a Abraham de que sacrifique a Isaac. Hacer ese "salto de fe" conduce a una nueva visión, un renacimiento y la capacidad de ver la realidad y razonar al respecto en un plano superior. Sin embargo, con el tiempo una relación completa con Dios debería requerir el uso activo de todas las capacidades mentales, incluida la racionalidad, para comprender y comprometerse con los planes de Dios para nuestra vida.

Temas relacionados

Notas

  1. ↑ Sobre la carne de Cristo, traducido por el Dr. Holmes. Nuevo advenimiento. Consultado el 28 de agosto de 2008.
  2. ↑ Juan Pablo II Fe y razon. 1. Biblioteca del Vaticano. Consultado el 28 de agosto de 2008.

Referencias

  • Lippit, John. 2003. Kierkegaard y Miedo y temblor. Routledge. ISBN 0415180473
  • Marmura, Michael E., trad. 2002. La incoherencia de los filósofos de Al-Ghazali, 2da ed. Prensa de la Universidad Brigham Young. Una traducción al inglés de tahfut al-falasifa eso incluye el texto árabe. ISBN 0-8425-2466-5.
  • Plantinga, Alvin y Nicholas Wolterstorff, eds. 1984 Fe y racionalidad: razón y creencia en Dios. Notre Dame: Universidad de Notre Dame Press. ISBN 0268009651

Enlaces externos

Todos los enlaces recuperados el 7 de abril de 2017.

  • Entrada al fideísmo en la Enciclopedia de filosofía de Stanford.
  • Tertuliano De carne christi Sobre la carne de Cristo.
  • Ensayos de Montaigne por el Proyecto Gutenberg

Ver el vídeo: EL PROBLEMA DEL FIDEISMO Y EL RACIONALISMO (Enero 2021).

Pin
Send
Share
Send